Las autoridades sirias declaran "libre de armas y armados" la ciudad de Homs

Las autoridades sirias declararon hoy "libre de armas y armados" la ciudad de Homs, conocida antiguamente como "la capital de la revolución", tras la salida de los últimos rebeldes y sus familias del único barrio donde había presencia insurgente en la urbe, en virtud de un pacto entre las partes.

"La localidad de Homs es hoy una ciudad segura y ahora la prioridad es la vuelta de la estabilidad", dijo a Efe por teléfono el gobernador de la provincia de Homs, Talal al Barazi.

Al Barazi hizo estas declaraciones después de que el ejército entrara en el distrito de Al Waer, tras la evacuación de los últimos insurgentes y civiles que deseaban abandonar la zona.

Aquellos que han optado por quedarse deberán regularizar ahora su situación legal ante las autoridades.

Al Barazi precisó que "la última tanda de hombres armados y sus familias salió poco antes de las 20.00 hora local (17.00 GMT)" del barrio.

El gobernador, que hablaba desde el interior de Al Waer, agregó que un 30 % del distrito está destrozado y que los equipos de mantenimiento se afanarán para restablecer los servicios y la normalidad lo antes posible.

Según datos proporcionados por la agencia de noticias oficial siria, SANA, 989 personas, entre ellas 308 milicianos, abandonaron hoy Al Waer en 26 autobuses en dirección a la población de Yarabulus, en el norte de la provincia de Alepo y controlada por facciones rebeldes respaldadas por Turquía.

A estos evacuados se suman otros 463, de los que 151 son combatientes, que fueron trasladados a la provincia septentrional de Idleb, dominada casi totalmente por facciones islámicas e insurgentes.

El presidente del Consejo de la Provincia de Homs Libre, Amir Abdel Qader, en el pasado vecino de Al Waer, elevó a 1.127 el número de personas que viajaron a Idleb, y añadió que un total de 873 han salido hacia Yarabulus.

En el caso de Idleb, Abdel Qader, cuyo organismo se encarga de la administración de las áreas en poder opositor en Homs, indicó que los evacuados se distribuirán por varias localidades, como Sarmada, Al Dana y la capital homónima de la provincia.

"Quienes no tengan parientes que los puedan acoger (en Idleb) o no puedan permitirse el alquiler de una casa pueden quedarse en alguno de los campos de desplazados que hay en la región", apuntó Abdel Qader.

Al Waer era el último barrio que quedaba por pacificar en Homs, que en su día recibió el sobrenombre de la capital de la revolución, tras el inicio de las protestas contra el Gobierno de Damasco en 2011, y que es una de las ciudades más castigadas por los choques y los bombardeos.

Situado en el extrarradio noroccidental de Homs, Al Waer llevaba asediado por los efectivos gubernamentales sirios desde noviembre de 2013, de acuerdo a datos de la ONG Siege Watch (El Vigilante del Asedio).

A mediados de marzo pasado, las autoridades sirias y las facciones locales lograron un acuerdo por el que ha sido posible la evacuación del distrito.

El pacto incluía la partida gradual de 12.000 personas de Al Waer, entre ellas 2.500 combatientes, así como el despliegue de una brigada de entre 60 y 100 soldados y oficiales rusos en el barrio, después de la salida del último grupo de rebeldes, para supervisar el compromiso de ambas partes con la aplicación del arreglo.

No obstante, Abdel Qader señaló que un total 23.000 personas han sido evacuadas del área, entre ellas 1.500 rebeldes. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos también ha hablado de más de 20.000 evacuados.

El acuerdo se logró tras un mes de intensos ataques de artillería y bombardeos por parte de las fuerzas leales al presidente sirio, Bachar al Asad, contra el distrito.

Anteriormente, ya se había producido una evacuación de 700 personas, entre milicianos y civiles, de Al Waer gracias a otro pacto, que no llegó a aplicarse por completo.

El arreglo de Al Waer es similar al alcanzado en mayo de 2014 entre las partes por el que los rebeldes se retiraron del casco antiguo de Homs. 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7