Se cierra causa contra jefe de inteligencia argentino

El titular de la agencia de inteligencia argentina quedó definitivamente desvinculado este jueves de una causa judicial sobre el supuesto cobro de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

El sobreseimiento de Gustavo Arribas, cercano al presidente Mauricio Macri, quedó firme tras la decisión del fiscal Germán Moldes de no apelar la reciente resolución de un juez federal que había determinado que el funcionario no incurrió en un delito, informó la agencia oficial de noticias Télam.

El fiscal de primera instancia Federico Delgado había abierto una investigación en enero contra Arribas tras una nota publicada en el diario La Nación ese mismo mes según la cual el funcionario presuntamente había recibido una transferencia por 600.000 dólares en una cuenta en Suiza de parte del financista brasileño Leonardo Meirelles, quien reconoció ante la justicia de su país haber girado varios millones de dólares en sobornos de parte del gigante de la construcción brasileño para la obtención de contratos de obra pública.

Arribas negó cualquier relación con dicho caso de corrupción y reconoció que recibió un giro de 70.000 dólares por la venta de un inmueble en Brasil. El jefe de inteligencia recibió el respaldo público de Macri.

Delgado cuestionó recientemente al juez por sobreseer a Arribas e insistió en que es necesario determinar si existieron las cinco transferencias “que revelan los documentos aportados al expediente” por la investigación periodística, los cuales habrían funcionado como pagos ilegales.

Según La Nación, los cinco giros se concretaron en septiembre de 2013 desde una cuenta bancaria en Hong Kong que Meirelles controlaba a través de una "empresa de fachada" destinada al pago de sobornos. El periódico recordó que el pago se concretó a los pocos días de que Odebrecht obtuviera el contrato para una gigantesca obra en una de las principales líneas de ferrocarriles de Buenos Aires.

La obra ferroviaria a la que se refiere La Nación fue concedida al gigante brasileño por el gobierno de Cristina Fernández (2007-2015). Arribas no era funcionario, residía en Brasil y se dedicaba a la transferencia de jugadores de fútbol, actividad gracias a la cual hizo amistad con Macri cuando éste presidía el club Boca Juniors.

En 2013 Macri a su vez se desempeñaba como alcalde de la capital argentina y era opositor al gobierno de Fernández. No obstante, La Nación destacó que la obra en cuestión contaba también con la participación de la empresa argentina IECSA, propiedad de un primo del presidente.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7