El cólera complica la campaña electoral en Haití

CROIX-DES-BOUQUETS, Haití (AP). La campaña proselitista invade las calles al ritmo de tambores y flamear de banderines. Las turbas se agolpan en torno del candidato tratando de tocarle la mano o quizás la calva.

De pronto la masa humana se desplaza hacia un parque donde otros miles de personas aguardan el gran discurso nocturno. Los cánticos se tornan estridentes, pero la letra ya no alude a las elecciones.

"¡Cólera! ¡Cólera!", entonan en una letanía al son de la música, con algún dejo de ironía para manifestar su disgusto.

El candidato, el cantante popular Michel "Sweet Micky" Martely, se une a la canción con gesto desafiante.

A menos de dos semanas de las elecciones nacionales, la enfermedad de rápida propagación está infectando hasta la campaña presidencial haitiana y los candidatos tratan de protegerse, procurando al mismo tiempo que el cólera no los distancie de los votantes.

"Hacemos campaña como si no hubiese cólera porque debemos ponernos en contacto con la gente y hacerlos sentirse confiados", dijo Martely a The Associated Press. "Por eso abrazamos a todos, nos juntamos con todos, caminamos junto a todos... en la esperanza de no contagiarnos".Efectuar las elecciones el 28 de noviembre no será fácil.

Han pasado apenas diez meses desde que un terremoto mató a casi 300,000 personas, destruyó registros electorales, puestos de votación y la mayoría de las sedes electorales. Los escombros siguen en las calles y ocultan muchos cadáveres. Este mes un huracán mató a docenas de personas y destruyó caminos.

Todo esto en un país que ha tenido apenas tres o cuatro elecciones democráticas justas en sus dos siglos como república.

Y como si fuera poco, estalló un brote de cólera.

Hasta mediados de octubre nunca había habido un caso de la enfermedad en Haití. Por milagro, dicen algunos. Pero cuando estalló a lo largo del río Artibonito, en un sector rural, se propagó rápidamente.

Las autoridades dicen que la bacteria que causa fiebre y diarrea mató a 1,034 personas y ha obligado a internar a 16,000. Los trabajadores de asistencia dicen que esas cifras podrían ser mayores.

El brote ha puesto en evidencia los peligros de la falta de higiene y agua potable, además de la dificultad de recibir atención médica en las zonas rurales y los barrios de tugurios.

Algunos políticos aprovechan la situación para azuzar la oposición a la misión de las Naciones Unidas en Haití, un contingente de soldados y policías extranjeros que ha sido la fuerza de seguridad dominante en el país desde el 2004.

Varios expertos internacionales sospechan que un contingente de efectivos nepaleses de la ONU trajo la enfermedad al llegar a principios de octubre. Varios candidatos, incluso Martely, comparten esa opinión.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes