Para combatir violencia contra mujeres hay que cambiar mentes masculinas

MONTEVIDEO ( AFP) Para combatir la violencia contra las mujeres es necesario cambiar la forma en la que los hombres ven a las mujeres y cuando eso se logre será un cambio tan radical como cuando se logró el voto femenino, aseguró a la AFP Kwabena Osei-Danquah, del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNPFA).

"La cuestión no pasa solo por las leyes, sino por cómo hombres y niños ven a las mujeres y niñas", indicó Osei-Danquah, quien participó en Montevideo de la I Conferencia sobre Población y Desarrollo de la región, que busca examinar los progresos de las metas acordadas en 1994 en El Cairo (ICPD), básicamente en materia de derechos sexuales y reproductivos, pobreza y promoción de la salud.

"Una de las cosas de las que se habló en esta conferencia es sobre el lenguaje y cómo enseñar a los hombres y niños a redefinir la forma en la que se ven a sí mismos y ven a las mujeres y niñas", explicó Osei-Danquah, coordinador ejecutivo de la secretaría de seguimiento del ICPD Post-2014.

"Hay que pensarlo en términos de derechos humanos. Como cuando se le dio el voto a las mujeres, necesitamos algo tan radical como eso, para que la gente diga que (la violencia) no está bien. Y creo que lo logramos en esta conferencia", sostuvo.

Luego de tres días de discusiones, los países de la región tenían previsto aprobar una declaración en la que acuerdan adoptar medidas preventivas, punitivas y de protección que contribuyan a erradicar la violencia contra mujeres y niñas "en los espacios públicos y privados, en particular los asesinatos violentos", pero también incrementar el acceso de hombres a información y consejería, "fomentando la construcción de nuevas masculinidades".

Para el jerarca de UNPFA, la clave está en promover la equidad en la sociedad, ya que aunque ampliamente las constituciones y leyes defienden los derechos de los seres humanos esto no siempre es así en la práctica.

En materia de diversidad sexual, por ejemplo, "algunos países han realizado avances, como Uruguay, algunos países en Europa reconocen la diversidad sexual y la forma en la que los jóvenes quieren expresarse, incluso el acceso a los servicios de salud. Pero hay partes del mundo donde si eres una niña o una joven y no estás casada, no puedes tener acceso a servicios vinculados a la sexualidad", indicó.

"En muchas formas, los derechos se ven disminuidos debido a actitudes", enfatizó.

Acceso al aborto seguro

Los representantes de la sociedad civil que participan de la conferencia exhortaron a los países de la región a avanzar sobre leyes que legalicen el aborto ya que aseguran que ese es el camino hacia el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

Los activistas denunciaron que cada año en América Latina y el Caribe se producen 8.800 muertes maternas por causas en su mayoría evitables, 23 millones de mujeres no pueden evitar embarazos no deseados porque no usan métodos anticonceptivos modernos y se practican 4,2 millones de abortos en condiciones inseguras, según el grupo.

Además, un millón de mujeres son hospitalizadas anualmente en la región por complicaciones por abortos inseguros, con un costo de 135 millones de dólares en los sistemas de salud.

Según Osei-Danquah, se han hecho muchos avances en el acceso al sistema de salud antes y después de los nacimientos, lo que ha reducido en general la tasa de mortalidad materna.

"Pero en muchas regiones el acceso a la anticoncepción está restringido, y cuando se trata de adolescentes, Latinoamérica tiene la segunda mayor tasa de embarazo adolescente del mundo", sostuvo.

Para Osei-Danquah, la clave está en brindar información y servicios para que los jóvenes puedan protegerse de embarazos no deseados, además de facilitar que si las adolescentes tienen hijos, no abandonen el sistema educativo.

"Creo que hemos llegado al punto en el que está claro que no se puede tener a unas pocas personas manteniendo leyes que ponen en peligro la vida de otros", opinó, evaluando que la sociedad está dejando atrás el debate moral sobre el tema.

"Si realmente preocupa la vida de las personas entonces el tema es reconocer que no puede evitar que las personas ejerzan sus derechos. Y hay que tomar medidas para que la gente no muera", enfatizó.

El jerarca recordó la campaña mundial contra el VIH-Sida, cuando se acordó sobre los pilares básicos para detener el contagio. "Hubo un acuerdo porque era una emergencia humana. ¿Por qué no podemos ponernos de acuerdo para evitar las muertes debido a abortos inseguros? Es el mismo tipo de interrogante moral".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7