Ninguna cornada en un veloz tercer encierro de San Fermín

El tercer encierro de este año en las fiestas de San Fermín en Pamplona, España, terminó sin heridos por asta de toro y con sólo algunas lesiones menores, indicaron el domingo las autoridades.

Cuatro hombres _tres españoles y un francés_ necesitaron asistencia médica en un hospital cercano por lesiones leves sufridas en choques y caídas, según el gobierno regional de Navarra.

“Un encierro tranquilo”, comentó el vocero del hospital Tomás Belzunegui.

En los dos primeros días de fiestas, cinco personas _cuatro estadounidenses y un español_ recibieron cornadas en los encierros diarios. Ninguno sufría heridas que pusieran en riesgo su vida.

Los toros de la ganadería de Puerto de San Lorenzo, que hacían su debut en Pamplona, completaron el recorrido de 850 metros (930 yardas) por calles de adoquines en 2 minutos y 22 segundos. La cifra está muy por debajo de la media de tres minutos para la carrera.

Un toro castaño llamado “Huracán” se separó del resto al comienzo del encierro y se adelantó a gran velocidad entre los corredores, varios de los cuales evitaron por poco una cornada.

Huracán estuvo a punto de cornear a un corredor al que enganchó por el pantalón a la entrada en la plaza de toros, levantándolo contra una pared antes de arrastrarlo unos pocos metros. El hombre parecía haber escapado ileso.

Las fiestas de San Fermín atraen a decenas de miles de personas de España y el extranjero. Los festejos se popularizaron a nivel internacional gracias al libro del Premio Nobel de literatura Ernest Hemingway, “Fiesta” (“The Sun also Rises”) de 1926.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes