La crisis económica amenaza triunfo de Chávez

CARACAS (AP). El cálculo del presidente Hugo Chávez fue impecable, al programar el referendo sobre la reelección indefinida en lo que podría ser el último momento antes de que la crisis económica mundial cause estragos en su economía petrolera.

Cuando la turbulencia pegue, el apoyo que Chávez tiene seguramente mermará, lo cual significa que no tiene segura la victoria en los comicios del 2012.

En un discurso desde un balcón del palacio presidencial, Chávez dijo a sus simpatizantes que la victoria en el referendo era "perfecta". Más allá de la retórica, sin embargo, ha tenido una fuerte caída en los niveles de popularidad y los resultados de la votación del domingo dejaron eso en claro.

Chavez recibió más del 54% de los votos, de acuerdo con cifras preliminares al contarse el 94% de las mesas de votación. El dato es similar a los resultados de las elecciones estatales de noviembre, donde sus candidatos obtuvieron el 53% de los sufragios. Sin embargo, hay una gran distancia respecto a los comicios del 2006, en los que fue reelegido presidente con el 63% de la votación.

Y ahora, Chávez tiene que enfrentar también un panorama económico cada vez más sombrío. Venezuela sigue siendo muy dependiente de los ingresos petroleros, los cuales se han desplomado mientras los precios del crudo pesado venezolano han caído 72% desde que alcanzaron los máximos históricos en julio.

La inflación supera el 30% y está afectando los ingresos de los venezolanos. Aunque el gobierno mantiene sus previsiones de un crecimiento modesto, algunos analistas prevén que la economía se contraiga al menos el 4% durante este año.

Durante una década en el poder, Chávez ha invertido mucho en programas sociales para asentar su base de apoyo y planea invertir más de 200,000 millones de dólares en los siguientes cuatro años para instalar vías férreas, mejorar la atención médica, respaldar a la agricultura e invertir en energía. Pero esos planes son cada vez más opacados por la realidad financiera.

"Le sugiero al presidente que se vaya dedicando a trabajar, que aproveche estos cuatro años para gobernar, para superar los problemas que no se han podido superar en los últimos 10 años", dijo Antonio Ledezma, el recién elegido alcalde opositor de Caracas, en declaraciones a The Associated Press.

Chávez, ex militar de 54 años, dice que espera continuar en el poder al menos otra década más y quizás más _ "hasta que Dios quiera". Los opositores temen que se quede en el poder de por vida.

Un mandatario más pragmático en una nación menos dividida podría optar por trabajar con la oposición a fin de enfrentar los problemas como el crimen violento, que de acuerdo con encuestas en la principal preocupación de los venezolanos.

Sin embargo, Chávez y sus adversarios políticos se tienen desconfíanza mutua y ninguno ha demostrado el interés por buscar un acercamiento.

Chávez ganó el domingo con algo más que las ventajas de ser un presidente en funciones, al movilizar a empleados públicos para la campaña y lograr que su mensaje fuera difundido por la batería de los medios estatales, además de que los frecuentes discursos presidenciales deben ser transmitidos por todas las televisoras.

Pero sin embargo demostró que tiene todavía la capacidad de convocar a sus seguidores, una habilidad puesta en duda cuando el electorado rechazó una reforma constitucional más amplia, en el 2007.

No obstante, la oposición vio con agrado que Chávez recibiera un millón de votos menos que los captados en la reelección del 2006, una situación que para Teodoro Petkoff, director del periódico "Tal Cual", indica "un persistente declinamiento del poder del chavismo".

"Pueden celebrar hoy", consideró en un editorial en la portada, "pero en el horizonte (del) 2012 lo que comienza a alzarse es el fantasma de una derrota inevitable".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes