Los curdos sacan ventaja en Irak

Combatientes curdos patrullan las nuevas fronteras de su región autónoma en el norte de Irak para custodiar territorios ricos en petróleo. En medio del caos iraquí, los curdos emergen como significativos ganadores, y sus victorias suscitan el entusiasmo de su población que reclama la declaración de independencia.

Mientras los insurgentes suníes se han apoderado de una buena porción del norte de Irak en su avance hacia Bagdad en las dos últimas semanas, los combatientes curdos conocidos como 'peshmerga' se apoderaron también de otros territorios, expandiendo la región curda. Su conquista más significativa ha sido el centro petrolero de Kirkuk. Y en contraste con el gobierno de mayoría chií en Bagdad, que está convulsionado, los curdos están cada vez más confiados y han prometido aumentar las ventas petroleras independientemente del gobierno central.

Ahora los curdos deben defender una nueva frontera de 1.000 kilómetros (620 millas) contra los insurgentes suníes, encabezados por un desprendimiento de al-Qaida, el Estado islámico para Irak y el Levante. Unos 300.000 iraquíes que huyeron del avance suní han inundado la región curda, una nueva carga para el gobierno autónomo.

Asimismo los curdos enfrentan un desafío. En Kirkuk, los árabes suníes y los pobladores de ascendencia turcomana —que siempre se han opuesto al régimen curdo en la ciudad— amenazan una revuelta si los curdos no comparten la administración de la ciudad y todo ingreso petrolero.

De todos modos, reina entusiasmo entre muchos curdos, que representan un 20% de la población mayormente árabe de Irak.

"Ahora que los peshmerga recuperaron nuestras zonas disputadas, debemos tener nuestro propia nación. La merecemos", comentó Khaled Ismail en la zona curda de Khazar. El estudiante de 19 años desea la independencia de Curdistán para que pueda vender su propio petróleo y tenga todos los atributos de una nacionalidad, como pasaporte y representación internacional... además de un equipo de fútbol. "Sería estupendo que hubiese un equipo curdo en la Copa Mundial", fantaseó.

Otro hombre destacó la solidez de los peshmerga en contraste con los soldados del gobierno del primer ministro Nuri al-Maliki, que fueron desbordados por los insurgentes.

"Los peshmerga y el ejército de al-Maliki son tan diferentes como el cielo y la tierra", comentó Ahmed Omar, de 59 años. "No queremos que otra gente interfiera en nuestros asuntos".

Pero la declaración de independencia —con la consiguiente fragmentación de Irak— no es sencilla. Estados Unidos y la vecina Turquía se oponen a la independencia curda. Y los curdos pueden anticipar no solamente choques con los insurgentes sino también con las fuerzas iraquíes si declaran unilateralmente la independencia, dijo el analista curdo Hiwa Osman. "Si los curdos quieren una independencia efectiva, debe haber un tratado", afirmó.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada