Tras debate, irlandeses decidirán si legalizan el aborto

Los irlandeses se disponen a participar en un referéndum el viernes sobre si desean derogar la prohibición constitucional sobre el aborto, en medio de un apasionado debate a nivel nacional entre activistas de ambos bandos.

Para los que desean prohibir el aborto bajo toda circunstancia, el referéndum es una vía para avanzar lo que ellos consideran leyes excesivamente permisivas en Europa en torno a la interrupción de un embarazo. Los partidarios de anular la prohibición insisten en que una mujer tiene el derecho a decidir sobre su cuerpo y que ello debe estar consagrado en la constitución.

Si la prohibición es en efecto anulada, el gobierno deberá presentar una propuesta de ley que permitirá el aborto dentro de las primeras 12 semanas de embarazo, y después sólo en circunstancias excepcionales como cuando la vida de la mujer está en riesgo o cuando el bebé probablemente morirá al nacer o antes. El Parlamento tendría que debatir el texto.

Las encuestas de opinión indican que la actitud pública está gradualmente cambiando en Irlanda, un país profundamente católico que sorprendió al mundo al votar a favor del matrimonio homosexual en el 2015. Ambos bandos en general coinciden en que la intensa campaña no ha logrado cambiar la postura pública como esperaban los que se oponen totalmente al aborto.

Aun así, es posible que ganen los que desean mantener en vigencia la prohibición, dice David Quinn del conservador Iona Institute, señalando que en pasado han ocurrido resultados electorales sorprendentes.

“Recordemos que todo el mundo pensaba que el Brexit no iba a ser aprobado y que Donald Trump jamás sería elegido presidente”, comentó.

Activistas de ambos bandos han erigido emotivos carteles con sus respectivos argumentos y el miércoles, se realizaron varias manifestaciones en Dublín.

El referéndum del viernes será la cuarta consulta popular en cuatro décadas en que los irlandeses van a las urnas para decidir sobre el aborto.

Pero esta vez entran en consideración factores que antes no existían: las redes sociales y los websites que facilitan el acceso a medicamentos que permiten a una mujer poner fin a un embarazo en la privacidad de su hogar.

Tanto Facebook como Google han tomado medidas para restringir o retirar avisos relacionados con el referéndum tras las recientes controversias sobre el uso de esas redes para interferir en campañas políticas.

 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7