700 desaparecidos por naufragio de transbordador

MANILA (AP) Cientos de pasajeros podrían haber muerto al quedar atrapados cuando el transbordador en que viajaban zozobró en las Filipinas durante el tifón Fengshen, dijeron hoy, domingo dos sobrevivientes que lograron nadar hasta la playa.

El transbordador Princess of Stars se hundió con más de 740 pasajeros y tripulantes a bordo, en medio de un mar embravecido y vientos fuertes.

Una embarcación de rescate llegó hasta donde se encontraba el navío, del que sólo asomaba la punta trasera de la quilla sobre las aguas, más de 24 horas después de que perdió el contacto por radio. No había indicios de sobrevivientes.

"No han visto a ninguno. Están peinando el área. Están estudiando la dirección de las olas para determinar hacia donde habría llevado la corriente a los sobrevivientes", dijo el vocero de la guardia costera, teniente Arman Balilo.

El papa Benedicto XVI dijo el domingo que estaba rezando por las víctimas del desastre del transbordador, en especial el gran número de niños a bordo. La religión católica es la predominante en Filipinas.

La tormenta dejó al menos 137 muertos en Filipinas después de que sumergió comunidades enteras y desató deslaves, dijo el senador Richard Gordon, jefe de la Cruz Roja nacional. Anteriormente había reportado que eran 155 personas fallecidas, pero dijo que algunos cadáveres habían sido contados dos veces.

Sin embargo, se teme que la cifra de muertes se eleve en forma dramática con el hundimiento del transbordador. Hasta el momento sólo se sabe de 10 sobrevivientes que lograron llegar a tierra.

Cientos de personas registradas como desaparecidas no incluyen a los pasajeros y tripulantes del transbordador de la empresa Sulpicio Lines. Sus preocupados parientes lloraban mientras aguardaban noticias.

Gordon dijo que ha solicitado ayuda a las autoridades estadounidenses para encontrar a cualquiera que pudiera seguir con vida dentro del transbordador, y éstas le dijeron que "van a hacer un gran, gran esfuerzo".

El comandante Antonio Cuasito, portavoz del servicio de guardacostas de la ciudad de Cebu, dijo que varios hombres rana nadaron hasta el barco hundido y golpearon el casco con instrumentos de metal, "pero la respuesta fue negativa".

Dijo que la operación de rescate fue suspendida durante la noche debido a las grandes olas.

"Si el clima lo permite mañana (el lunes), intentarán penetrar" al interior de la embarcación, señaló.

Los aldeanos encontraron seis cadáveres _incluyendo un hombre y una mujer que se habían abrazado_ junto con chancletas infantiles y chalecos salvavidas en una costa cercana al lugar del naufragio.

Las autoridades verificaban los reportes de que un gran número de sobrevivientes podría haber llegado hasta una isla cercana y que una balsa salvavidas había sido detectada cerca de otra, dijo Cuasito.

"Sólo podemos rezar para que haya muchos sobrevivientes, de forma que podamos reducir la cifra de muertos", agregó.

Reynato Lanoria, uno de los encargados de la limpieza en el barco, dijo que unas 100 personas podrían haber sobrevivido, "pero los otros estaban atrapados en el interior".

"Creo que para este momento ya todos están muertos", declaró a la radiodifusora DZMM después de que llegó hasta la playa tras saltar al agua y alcanzar una balsa salvavidas.

Lanoria dijo que se encontraba en la cubierta cuando un tripulante le ordenó a la gente que se pusiera chalecos salvavidas alrededor de las 11:30 de la mañana del sábado. Una media hora después el barco se inclinó y los ancianos y niños resbalaron en el suelo empapado por la lluvia.

El pasajero Jesús Gica también se mostró preocupado de que mucha gente haya quedado atrapada cuando el barco se inclinó.

"Muchos de nosotros saltamos por la borda, pero nos separamos debido a las grandes olas", dijo. "Los otros también pudieron abordar las lanchas salvavidas, pero era inútil porque los fuertes vientos las volcaban".

En la provincia central de Iloilo, 59 personas murieron ahogadas y hay 40 desaparecidas, dijo el gobernador regional Neil Tupaz.

"Casi todos los poblados están cubiertos por el agua. Es como un océano", describió Tupaz y añadió que millares de personas han sido desalojadas de sus casas en la provincia que tiene 1,7 millones de habitantes.

Sobre el transbordador, la alcaldesa de la ciudad de San Fernando en la isla central de Sibuyan, Nanette Tansingco, dijo que la nave encalló inicialmente el sábado a unos cuantos kilómetros (millas) de la isla y luego zozobró.

La alcaldesa solicitó comida, medicinas y sustancias para embalsamar cadáveres, en una posible insinuación de que temería numerosas muertes en el poblado. El transbordador semihundido podía observarse desde la localidad, añadió.

El navío, con 626 pasajeros y 121 tripulantes, estaba "sin propulsión en el agua" debido a que sus motores dejaron de funcionar al mediodía del sábado, indicó el contralmirante Wilfredo Tamayo, de la guardia costera.

El tifón azotó el centro de las Filipinas durante cuatro horas el sábado, en las que desató aludes e inundaciones, además de que suspendió el servicio eléctrico y arrancó techos.

Con vientos sostenidos de 120 kilómetros por hora (74 millas por hora) y ráfagas de hasta 150 kph (93 mph), el tifón cambió de dirección el domingo hacia el noroeste y pegó en Manila al amanecer con fuertes lluvias. Había calles principales inundadas y numerosos semáforos apagados.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada

¿Quieres comer en los mejores restaurantes?

Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes