Los diputados británicos votan sobre la renovación de submarinos nucleares

La Cámara de los Comunes debate y vota hoy si da luz verde a la renovación de su flota de submarinos Trident, la fuerza de disuasión nuclear del Reino Unido, cuyo coste está estimado en unos 36.890 millones de euros.

La nueva primera ministra británica, la conservadora Theresa May, abrirá esta tarde el debate, que se espera dure varias horas antes de que los diputados voten esta noche sobre el Trident.

Según la declaración que hará hoy May en los Comunes y adelantada por la prensa, la "premier" considerará que sería una "irresponsabilidad" si el Reino Unido abandona su fuerza nuclear.

"No podemos abandonar nuestra última salvaguardia por un idealismo fuera de lugar. Esa sería una apuesta imprudente", resaltará la jefa del Gobierno en referencia a la oposición de esta renovación del líder laborista, Jeremy Corbyn.

May defenderá que la renovación de la flota de submarinos mostrará el "compromiso" del Reino Unido para trabajar con la Alianza Atlántica tras el voto a favor de la salida del país de la Unión Europea (UE) en el referéndum del pasado 23 de junio.

Se espera que los diputados aprueben la renovación del Trident, si bien el Laborismo está dividido sobre este asunto por la oposición al mismo de Jeremy Corby.

No obstante, para este asunto, Corbyn ha dado libertad de voto a sus diputados, por lo que no estarán obligados a votar como él.

El Partido Nacionalista Escocés (SNP), en cambio, se opone a estos submarinos, puesto que están basados en el este de Escocia, y se espera que los 54 diputados del SNP voten en contra.

El ministro de Defensa, Michael Fallon, dijo hoy que el Reino Unido necesita mantener su fuerza nuclear porque hay siempre amenazas, entre las que citó Corea del Norte, y resaltó que incluso hay grupos terroristas que buscan adquirir armamento nuclear.

El Reino Unido, que deberá renovar su flota a finales de la década de 2020, tiene cuatro submarinos Vanguard cargados con misiles nucleares Trident.

Según la fuerza de disuasión nuclear, el país tiene siempre en algún lugar del mundo uno de estos submarinos cargado con ocho misiles Trident, mientras otros dos permanecen en puerto y un cuarto se somete a tareas de mantenimiento.

Cada uno de estos submarinos lleva la llamada "carta de último recurso", sellada y redactada a mano por el primer ministro de turno, actualmente Theresa May, y que contiene las instrucciones que deben ser seguidas en caso de que el Reino Unido resulta destruido por una explosión nuclear y el Gobierno resulte aniquilado.

El sistema Trident fue adquirido por el Gobierno de Margaret Thatcher a principios de los pasados años ochenta para reemplazar a los Porlaris que el Reino Unido tenía desde los años sesenta.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7