El disidente chino Chen Guangcheng se encuentra de camino a EE.UU

PEKÍN, ( AFP). El abogado ciego Chen Guangcheng abandonó el sábado China rumbo a Estados Unidos, anunció el Departamento de Estado norteamericano, más de dos semanas después de un acuerdo duramente negociado entre Pekín y Washington sobre el exilio del emblemático disidentes chino.

La salida de Chen pone fin al enredo diplomático que duró casi un mes entre Pekín y Washington en torno a la situación de este abogado autodidacta de 40 años que se refugió a finales de abril en la embajada de Estados Unidos tras escaparse de su arresto domiciliario.

" Podemos confirmar que Chen Guangcheng, su esposa y sus dos hijos viajan rumbo a Estados Unidos, a fin de que pueda seguir estudiando en una universidad estadounidense", declaró en un comunicado la portavoz del departamento de Estado, Victoria Nuland.

"Esperamos impacientes su llegada más adelante durante el día en Estados Unidos", añadió la portavoz. "Expresamos nuestra satisfacción por la forma en la que hemos podido solucionar esta cuestión y apoyamos el deseo de Chen de estudiar en Estados Unidos".

Chen embarcó junto a su esposa y sus dos hijos a borda de un vuelo de United Airlines en Pekín y con destino a Nueva York que debía despegar a las 15H45 locales (07H45 GMT) pero que sufrió retraso y finalmente salió sobre las 18H00 locales (10H00 GMT), observó la AFP.

Chen, que pasó las dos últimas semanas confinadas en un hospital donde estaba siendo tratado por varias fracturas en el pie, había anunciado por teléfono a la AFP a principios de la tarde que se encontraba en el aeropuerto de Pekín.

"Estoy en el aeropuerto. No tengo pasaporte. No sé cuando voy a partir", dijo el activista ciego. "Creo que voy a Nueva York", agregó.

En el aeropuerto se podía ver una fuerte presencia policial, según observó la AFP. La prensa extranjera no podía acercarse al militante.

Jiang Tianyong, un abogado amigo de Chen que habló con él hacia las 15 horas, indicó a la AFP que Chen le había dicho que acaba de recibir los pasaportes indispensables para su salido junto a su familia con destino a Estados Unidos.

Parece que Chen no fue informado de su salida del hospital en el que estaba ingresado hasta el último momento: en una llamada telefónica anterior el sábado por la mañana, el activista indicó a la AFP no estar informado sobre ninguna novedad sobre su salida.

Chen se encontraba desde hacía más de dos semanas confinado en un hospital del centro de Pekín a la espera de un pasaporte para él y para su familia que les permitiera ir a Estados Unidos.

La asociación China Aid, que siempre estuvo en contacto directo con Chen, indicó en un comunicado el sábado que "Chen quiere expresar su gratitud al gobierno chino por respetar su promesa de dejar salir a su familia".

China Aid añade que "la familia Chen aprecia al más alto nivel" los esfuerzos de la comunidad internacional, en particular de Estados Unidos, para lograr un exilio del abogado.

Chen que lucha desde hace años contra las esterilizaciones y los abortos forzados provocó una crisis diplomática el 27 de abril pasado al escaparse de su domicilio en Shandong (este), donde se encontraba detenido, y refugiarse en la embajada de Estados Unidos en Pekín.

Hace dos semanas, Chen abandonó la embajada, donde permaneció seis días, coincidiendo con la estadía en Pekín de la secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton.

Al cabo de ásperas negociaciones, los gobiernos de China y Estados Unidos llegaron a un acuerdo por el cual las autoridades chinas aceptaron otorgarle "lo antes posible" un pasaporte a Chen y su familia para que puedan viajar a territorio norteamericano.

Desde entonces nada parecía haber avanzado para permitir a Chen, a su esposa y a sus dos hijos de 6 y 9 años, salir hacia Estados Unidos, donde recibió una propuesta de beca de la Universidad de Nueva York para estudiar derecho.

Pero el miércoles recibió la visita de responsables chinos de la emigración y luego indicó a la AFP que esperaba recibir los indispensables pasaportes "en los 15 días"

"Estamos contentos por Chen y su familia", declaró China Aid, "es un gran día para los que luchan por la libertad".

Si bien Chen está autorizado a ir a estudiar a Estados Unidos, para numerosos analistas es muy improbable que China acepte que vuelva luego a su país.

Human Rights Watch dijo estar "aliviada" por el hecho de que China cumplió con su promesa. Pero advirtió que "lo más difícil (...) es garantizar" el derecho de Chen "de volver a China cuando lo desee".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7