Unos 870 reos escapan de prisión afgana; 4 marines muertos

KANDAHAR, Afganistán (AP). Alrededor de 870 reos escaparon durante una osada operación armada con bombas y cohetes de milicianos talibanes a la cárcel más importante del sur de Afganistán, que derribó la puerta principal y demolió uno de los pisos de la prisión, dijeron las autoridades el sábado.

Por otra parte, una bomba a la orilla del camino estalló el sábado cerca de un vehículo militar estadounidense en el occidente de Afganistán, matando a cuatro infantes de Marina. Se trató del ataque más mortífero contra las tropas norteamericanas este año en el país, dijeron las autoridades.

La bomba, en la provincia occidental de Farah, fue detonada cerca de un Humvee de infantes de la Marina estadounidense que estaban ayudando a entrenar a cadetes de la policía afgana, dijo el teniente coronel David Johnson, un vocero militar norteamericano. Otro infante de Marina resultó herido en el ataque.

En cuanto al ataque de la víspera en la cárcel Sarposa de Kandahar, el jefe de la policía provincial, Sayed Agha Saqib, dijo el sábado que había unos 390 talibanes presos entre los 870 reos que escaparon de la prisión durante el ataque, ocurrido el viernes por la tarde.

La Fuerza Internacional de Ayuda a la Seguridad, de la OTAN, informó que el número de prófugos fue superior, de alrededor de 1,100 presos, según el vocero de la fuerza, el brigadier general Carlos Branco. Admitió que la operación armada fue un éxito para los atacantes.

"Lo admitimos", dijo Branco. "Sus efectivos hicieron bien su trabajo en ese sentido, pero no tiene un impacto estratégico. No debemos sacar ninguna conclusión sobre el deterioro de las operaciones militares en el área. No debemos sacar ninguna conclusión sobre la fuerza del Talibán", agregó.

El ataque fue una operación compleja, que incluyó el estallido de un camión-bomba en el acceso frontal, un atacante suicida con explosivos que derribó un muro trasero y cohetes disparados desde el patio de la cárcel. Las explosiones durante la acción sacudieron a Kandahar, la segunda ciudad más grande del país.

Los cohetes demolieron un piso superior de la prisión, informó el viceministro de Justicia Mohammad Qasim Hashimzai. En el ataque murieron nueve policías, dijo el vocero del Ministerio del Interior, Zemeri Bashary.

Un vocero del Talibán, Qari Yousef Ahmadi, dijo que 30 insurgentes en motocicletas y dos atacantes suicidas con explosivos asaltaron la prisión y liberaron a unos 400 rebeldes.

Uno de los milicianos que escapó, Abdul Nafai, llamó por teléfono a un reportero de The Associated Press y dijo que durante el ataque había minibuses esperando a los insurgentes afuera de la prisión y que decenas de rebeldes huyeron en esos vehículos.

Kandahar, un ex bastión del Talibán y la segunda ciudad más de Afganistán, ha sido sitio de batallas feroces entre las fuerzas de la OTAN, principalmente de Canadá y Estados Unidos, y extremistas talibanes durante los últimos dos años.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada

¿Quieres comer en los mejores restaurantes?

Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes