El gobernador cristiano saliente de Yakarta se enfrentará a una difícil segunda vuelta

El gobernador cristiano de Yakarta, la capital de Indonesia, juzgado por insulto al islam y candidato a la reelección, obtuvo una leve ventaja en las elecciones regionales de este miércoles y deberá enfrentarse al candidato musulmán en una difícil segunda vuelta.

Estas elecciones son vistas como una prueba de tolerancia religiosa en el mayor país musulmán del mundo, al cabo de una campaña electoral marcada por las críticas contra el gobernador saliente, Basuki Tjahja Purnama, pertenecienta a dos minorías, la cristiana y la china.

Purnama, conocido como Ahok, obtendría un 43-44%, delante del antiguo ministro de Educación, Anies Baswedan, con un 39%, y Agus Yudhoyono (16-17%), según las primeras estimaciones de los institutos de encuestas, realizadas a partir de un recuento de papeletas de voto.

Los resultados oficiales se darán a conocer a mediados de marzo, pero estas primeras estimaciones son por norma fiables y dan una clara indicación sobre el resultado de la segunda vuelta, prevista para el 19 de abril, que debería beneficiar al candidato musulmán.

Ahok se opondrá al ex ministro de Educación que se beneficiaría de un buen número de votos del tercer candidato, también musulmán, según el analista Tobias Basuki, que considera que una victoria del gobernador cristiano significaría un "milagro".

Primer gobernador no musulmán desde hace medio siglo y el primero procedente de la minoría china, Ahok accedió al cargo de gobernador en 2014 de forma automática, después de que su predecesor Joko Widodo, llamado Jokowio, y del que fue adjunto, fuera elegido presidente.

El gobernador saliente, de 50 años, se ha convertido en un político muy popular por su determinación a luchar contra la corrupción, muy extendida en la función pública, y por emprender reformas en la metrópolis obstruida y desorganizada.

Durante mucho tiempo, Ahok fue el favorito de las encuestas antes de desplomarse en las intenciones de voto tras el caso de blasfemia que estalló a finales de 2016 y que desencadenó manifestaciones de cientos de miles de participantes en la capital. El sábado, aún eran más de 100.000 en la gran mezquita de Yakarta los que pedían el voto por el candidato musulmán para este miércoles.

Un centenar de elecciones locales han tenido lugar en el archipiélago del Sudeste Asiático, pero todas las miradas están puestas en Yakarta, megalópolis de 10 millones de habitantes, y su gobernador saliente, en una delicada posición desde las declaraciones que hizo sobre el islam en septiembre durante la campaña.

Conocido por hablar de manera honesta, Ahok dijo que la interpretación de algunos ulemas (teólogos musulmanes) de un verso del Corán, según el cual un musulmán solo debe elegir a un dirigente musulmán, era erróneo.

Estas declaraciones publicadas en internet provocaron un torrente de reacciones islamistas conservadores en un país que cuenta con 255 millones de habitantes, de los que cerca del 90% son musulmanes.

Las acusaciones contra Ahok son un ejemplo de la intolerancia religiosa que se ha incrementado estos últimos años en Indonesia, con un importante aumento del número de ataques contras las minorías y una influencia creciente de los islamistas radicales.

Los comicios son también el terreno de los enfrentamientos entre los grandes actores de la vida política del país, que consideran el influyente puesto de gobernador como un trampolín a las presidenciales de 2019.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7