Se inicia la limpieza tras el paso de Dolly

HARLINGEN, Texas (AP). Los restaurantes abrieron sus puertas nuevamente, los estacionamientos de los centros comerciales estaban llenos y los pobladores del sur de Texas han empezado a salir a los caminos ya secos, mientras los restos del huracán Dolly se alejan del Valle del Río Bravo.

Pero miles de personas continúan sin electricidad y las labores de limpieza continúan, luego de la tormenta de categoría 2. Las autoridades también advirtieron que las secuelas de Dolly no necesariamente se habían terminado.

El tendido eléctrico derribado presenta el mayor riesgo. Una persona en la ciudad mexicana de Matamoros falleció al ser electrocutada por pasar por un cable que estaba en el suelo.

Los anuncios derribados continuaban regados por las calles, pero la gente ya estaba en las calles desde el miércoles. Mientras el sol se asomaba entre las nubes, la gente empezó a limpiar y manifestar su alivio porque la tormenta no reclamó muchas vidas.

"Estamos todos bien", dijo Hilario Cruz al cortar un árbol caído que casi aplasta su camioneta pickup en Harlingen. "Cubrimos las ventanas. Ayer teníamos el agua en las rodillas".

Las labores de limpieza serán vastas: El presidente George W. Bush declaró 15 condados del sur de Texas como zona de desastre, para canalizarles fondos públicos, estimando las agencias de seguros las pérdidas en 750 millones de dólares.

Para la tarde del jueves, los meteorólogos clasificaron a Dolly como tormenta tropical, tras perder potencia. La tormenta, que presentaba vientos de 160 kilómetros por hora (100 millas), estaría disuelta para el viernes. Dejó atrás más de 30 centímetros de lluvia en algunas zonas y rompió los marcas de precipitación de julio en la parte baja del Valle del Río Bravo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes