El juez Garzón comparece por nuevo caso

MADRID ( AP). El juez español Baltasar Garzón, acusado ya de un presunto delito de prevaricación, acudió el jueves al Tribunal Supremo para comparecer por otra investigación pendiente que estrecha aún más el cerco sobre su futuro en la carrera judicial.

Garzón testificó por espacio de cuatro horas ante el Supremo como sospechoso de dos delitos: cohecho y, de nuevo, prevaricación, el delito de dictar a sabiendas una resolución injusta.

Garzón podría ser suspendido como magistrado de la Audiencia Nacional después de que el Supremo considerase procedente juzgarle por exceder sus competencias legales en su fallida investigación sobre los crímenes de la guerra civil y la dictadura de Francisco Franco.

El caso del franquismo ha suscitado una tormenta política en España. Y el jueves, decenas de personas apoyaron a Garzón al grito de " inocente, inocente" mientras el magistrado recorría a pie y en solitario los apenas 200 metros que separan la Audiencia Nacional de la sede del Tribunal Supremo en el centro de Madrid.

Garzón declaró a puerta cerrada en relación con una segunda investigación que involucra dinero pagado para financiar seminarios que el juez impartió mientras estuvo de período sabático en la Universidad de Nueva York entre 2005 y 2006.

Dos abogados, Antonio Panea y José Luis Mazón, acusan a Garzón de prevaricación y cohecho. Durante su estancia en Estados Unidos, el Banco Santander pagó 300,000 dólares para organizar un curso sobre derechos humanos que impartió el magistrado. Cinco meses después de regresar a su puesto en Madrid, Garzón archivó un conocido caso de fraude fiscal en el que estaba involucrado el presidente de la entidad, Emilio Botín, y otros ejecutivos del banco.

En su testimonio, Garzón negó haber recibido un sólo céntimo del Santander y dijo que el dinero fue a parar íntegramente a la universidad para organizar el seminario.

" Todos los fondos fueron orientados por la propia Universidad de Nueva York sin que él (Garzón) percibiera cantidad alguna de esas aportaciones del Banco Santander", dijo Enrique Molina, abogado de Garzón en este caso.

Como prueba de su declaración, el magistrado presentó una carta de la Universidad de Nueva York en la que se asegura que el magistrado no era el destinatario del dinero.

Pero además del asunto de la franquismo y el del Santander, el futuro del juez más famoso de España está en entredicho por un tercer caso. El Supremo estudia la legalidad de unas escuchas ordenadas por Garzón en un caso de corrupción política que afecta al principal partido de la oposición española, el conservador Partido Popular.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes