Para ladrones, multitudes de "flash mobs" son tentadora fachada

EEUU ( AP). La exhibición de fuegos artificiales del 4 de julio en Shaker Heights, un suburbio de Cleveland, era cualquier cosa menos un asunto familiar.

Alrededor de 1,000 adolescentes llegaron, movilizados a través de los sitios de redes sociales en línea, y pronto comenzaron a pelear y perturbar el evento.

Gracias a redes sociales como Twitter y Facebook, las multitudes que se congregan en forma relampagueante, bautizadas " flash mobs" por su nombre en inglés, son cada vez más frecuente y la policía se ve en aprietos para controlar esas concentraciones espontáneas.

"Ellos se están reuniendo con intencione socultas, no sólo para disfrutar del evento", dijo el jefe de policía de Shaker Heights, D. Scott Lee. " Con demasiada frecuencia, hay propósitos malintencionados".

Los "flash mobs" comenzaron en 2003 como reuniones públicas pacíficas, muchas veces cómicas, para bailar o realizar peleas con almohadas callejeras. Pero en los últimos años, el término ha dado un giro más oscuro a medida que delincuentes explotan el anonimato de las multitudes y usan las redes sociales para coordinar desde robos hasta peleas, causando un caos generalizado.

En Londres, los disturbios recientes y el saqueo perpetrados por jóvenes han sido atribuido en parte a grupos de chicos que utilizan Twitter, mensajes de texto y la mensajería instantánea de los dispositivos BlackBerry para organizarse y mantenerse un paso adelante de la policía.

A mediados de agosto en Filadelfia, el alcalde Michael Nutter condenó el comportamiento de adolescentes involucrados en "flash mobs" que dejaron varios heridos en un lapso de varias semanas.

" Lo qué está convirtiendo esto en un asunto excepcional son las redes sociales", dijo Everett Gillison, vicealcalde de Filadelfia para seguridad pública. " Ellos pueden comunicarse y reunirse en cualquier momento. Esto puede abrumar a cualquier municipio".

Un hombre de Filadelfia fue asaltado por un grupo de unas 30 personas que se cree que se reunieron a través de Twitter. En 2009, una multitud creció a lo largo del moderno distrito de compras South Street y asaltó a varias personas.

El 23 de junio, un par de decenas de jóvenes llegaron a través del metro a Upper Darby, en las afueras de Filadelfia, y saquearon el equivalente a varios cientos de dólares en calzado deportivo, medias y relojes en una tienda Sears.

No hicieron nada del otor mundo, pero el tamaño del grupo y la velocidad de la operación de unos cinco minutos hizo prácticamente imposible detenerlos.

" Lo bueno es que no había armas y nadie trató de detenerlos", dijo el jefe de policía de Upper Darby, Michael Chitwood. " Las únicas personas que intentaron detenerlos fueron los policías cuando los reunieron".

Los robos de "flash mob" desconciertan a la policía y los vendedores minoristas, que dicen que algunos de los atracos fueron orquestados por medio de redes sociales, o que al menos presumían de ellos en esos sitios en línea.

Al reconocer el problema, la Federación Nacional de Minoristas publicó en agosto un informe en el que recomienda medidas que las tiendas pueden tomar para protegerse de los robos. Incluso ha habido esfuerzos legislativos para tipificar como delito los " flash mobs".

El ayuntamiento de Cleveland aprobó una ley para que sea ilegal el uso de redes sociales para organizar un " flash mob" violento y desordenado, aunque el alcalde vetó la medida después de que el capítulo en Ohio de la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos (ACLU) dijo que sería inconstitucional. El proyecto de ley fue al menos parcialmente inspirada por los disturbios en Shaker Heights el 4 de julio.

Jonathan Taplin, director del laboratorio de innovación de la escuela de comunicación Annenberg en la Universidad del Sur de California, dijo que no se sorprendió al ver a la gente utilizar las redes sociales para organizar robos de "flash mob".

" Tenemos en esencia un mundo donde 25 millones de personas están desempleadas y a un 2% de la población le va mejor que nunca", dijo Taplin. " ¿Por qué no habría que llevar a algún tipo de malestar social? ¿Por qué la gente no utilizaría las últimas tecnologías para expresarlo?"

En julio en Los Angeles, miles de juerguistas obligaron a cerrar calles en la hora pico cuando llegaron a un cine de Hollywood después de que un disc jockey envió un mensaje en Twitter en el que decía que iba a celebrar una fiesta en la calle. La repentina multitud sólo se dispersó después de que la policía disparó munición no letal contra los impacientes juerguistas y arrestó a tres.

Y en abril, un hombre fue baleado cuando cientos de pandilleros rivales se congregaron a lo largo del paseo marítimo de Los Angeles en Venice, lo que provocó caos mientras las personas se dispersaban para cubrirse. El grupo se había reunido después de que algunos de ellos publicaron mensajes en Twitter y la policía todavía estaba planeando su estrategia para responder a la multitud cuando se oyeron los disparos.

El capitán de policía de Los Angeles Jon Peters dijo que el desafío para la fuerza pública es tratar de escudriñar el océano de micromensajes de Twitter y actualizaciones de Facebook en busca de señales de problemas.

"Necesitamos ser capaces de mejorar el lado de la inteligencia para detectar instantáneamente esas comunicaciones", dijo.

Gillison, vicealcalde de Filadelfia, expresó que el departamento de policía ha llegado a miembros más jóvenes de la comunidad y se ha hecho amiga de algunos de ellos en Facebook. Esto permite a los agentes supervisar el tráfico que podría generar "flash mobs" y algunos se han evitado, añadió.

En abril, unos 20 adolescentes entraron en G-Star Raw, una tienda de ropa para hombres de gama alta en el barrio Dupont Circle, en el Distrito de Columbia, y robaron mercancía por un valor de cerca de 20,000 dólares, dijo el gerente de la tienda Greg Lennon. La policía de Washington D.C. ha investigado pistas, pero no ha hecho arrestos en el caso.

Lennon indicó que después vio mensajes en Twitter, al parecer escritos tras el asalto, que hacían referencia al robo. Una persona describía haber estado en la tienda y hacía planes para volver.

La Federación Nacional de Minoristas dijo que un 10% de 106 empresas encuestadas reportaron haber sido blanco de grupos de ladrones que usaban tácticas de "flash mob" en el último año.

" Los minoristas están encendiendo las alarmas sobre los 'flash mobs' con fines delictivos, que están causando estragos en sus negocios, con la consiguiente preocupación sobre la seguridad de sus clientes y empleados, y afectan directamente su balance", dijo la federación en un informe, que asesora a los minoristas para observar las redes sociales en línea y reportar planes de atracos a la policía.

Gillison y otros culpan de al menos una parte del problema a la mala crianza.

" Tienen 12 años de edad y no están en la esquina de su casa. ¿Dónde están sus padres?" dijo Chitwood, el jefe de policía de Upper Darby. " Si están fuera haciendo robos de 'flash mob' cuando tienen 12 años, ¿qué demonios van a hacer cuando tengan 16?"

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes