Un lesionado en festival de Pamplona

PAMPLONA (AP). Una jornada virtualmente incruenta, que dejó solamente un lesionado leve y ningún corneado, fue la del viernes en los sanfermines en esta ciudad, informaron las autoridades.

Los seis toros de una ganadería conocida por sus animales rápidos y fieros se mantuvieron en un compacto pelotón, acompañados por un becerro con todo y campana durante la mayor parte del recorrido de 850 metros (media milla).

Tal formación de los astados hace que las cosas sean más seguras para los corredores, debido a que algún animal rezagado suele ponerse nervioso y atacar cuando se queda solo.

Javier Solano, un veterano comentarista de la televisión española, calificó esta quinta jornada de los sanfermines como casi perfecta.

Los toros eran de la ganadería Jandilla, cuyos animales tienen la marca de corneadas en una sola corrida en Pamplina: ocho en el 2004.

Pero esta vez fue corneado solamente un corredor, con lesiones abdominales, dijo el gobierno regional de Navarra.

Posteriormente, un toro negro enfiló a una barrera de protección y se quedó parado durante algunos segundos, sin atacar a las personas que estaban frente a él.

Previamente, un corredor cometió el error de no voltear atrás cada tanto y un toro de media tonelada se estrelló contra su espalda, lanzándolo al piso.

Otro corredor se lanzó hacia el costado de un toro y fue lanzado por los aires, mientras que otro que parecía ser un extranjero mantenía una cámara sobre la cabeza mientras trotaba. Se prohibe a los corredores tomar fotografías al considerarse que tal distracción sería peligrosa.

Solano dijo que esta jornada recuerda el viejo dicho de que no hay quinto malo.

Hasta ahora apenas media docena de corredores han sido corneados, aunque ninguno de gravedad. Entre ellos, se cuenta un californiano que fue corneado en los glúteos el miércoles.

Las corridas a la plaza de toros de la ciudad se registran diariamente a las 8 de la mañana y son la parte más destacada de un festival que tiene varios siglos de antigüedad y se ha hecho famoso, entre otras razones, por la novela de Ernest Hemingway "Fiesta" (The Sun Also Rises, 1926).

Toreros profesionales lidian y matan a los toros cada tarde del festival.

Catorce corredores han muerto en los sanfermines desde que se inició un conteo de las víctimas del festival, en 1924.

El último en morir corneado por un toro fue el estadounidense de 22 años Matthew Tassio, en 1995. En el 2003, Fermín Etxeberri, de 63 años, oriundo de Pamplona, fue pisoteado por un toro y murió tras pasar varios meses en coma.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes