Se mantiene cierre de frontera colombo-venezolana

BOGOTA (AP). Autoridades colombianas indicaron hoy martes que tras el cierre fronterizo impuesto en la víspera por Venezuela la situación se mantiene en calma, sin mayores incidentes más allá de la congestión vehicular y las dificultades para los trabajadores que necesitan cruzar de uno a otro país.

Venezuela cerró el lunes por la tarde el paso en el principal punto de cruce desde su territorio, luego que desconocidos mataran a tiros a dos agentes de la Guardia Nacional apostados en un punto de control fronterizo en territorio venezolano.

El mayor volumen de paso entre las dos naciones está entre las localidades de Cúcuta, a unos 400 kilómetros al noreste de Bogotá y la población venezolana de San Antonio, unidas por el puente internacional "Simón Bolívar", de unos 300 metros de largo.

Sin embargo, pobladores tanto de Cúcuta como de San Antonio cruzan entre ambos países o por sectores cercanos al puente, que atraviesa el lecho semi seco del río Táchira, o por caminos o veredas rurales.

El acceso por un segundo puente, el Francisco de Paula Santander, entre Cúcuta y la localidad venezolana de Ureña, también está cerrado desde el lunes, indicó en diálogo telefónico Juan Antonio Villamizar, secretario de gobierno, en el departamento de Norte de Santander.

"La situación sigue igual, el paso esta cerrado por los dos puentes", aseguró.

Cada día cruzan en ambos sentidos por los puentes unas 250,000 personas y más de 20.000 vehículos, dijo Villamizar.

Pero como desde el lunes se conoció la noticia del cierre aplicado por Venezuela "la congestión vehicular no es tan protuberante, (porque) la gente ya sabía...aunque no sabemos hasta cuándo será esta situación", indicó telefónicamente el coronel Raúl Riaño, jefe operativo de la policía en Norte de Santander.

Otros pasos entre los dos países, al extremo norte por la localidad colombiana de Paraguachón, o más al sur por el Arauca, permanecen abiertos, pero son de mucho menor flujo que por el eje Cúcuta-San Antonio.

Con una frontera común de más de 2,200 kilómetros, el cierre del paso por San Antonio es el más reciente eslabón de una cadena de incidentes entre ambas naciones y que van desde la confirmación del asesinato de al menos ocho hombres colombianos en un poblado venezolano en octubre hasta una "congelación" del intercambio comercial, implantado por Caracas en julio.

La molestia de Caracas con Bogotá, que desembocó en la "congelación" de relaciones políticas también en julio, se debe a un acuerdo de Colombia con Estados Unidos para el uso de bases militares en esta nación andina, un convenio que Venezuela considera una "amenaza" a su seguridad interna.

A esa tensión diplomática se sumó más recientemente los casos de asesinatos de los colombianos y de los dos guardias nacionales.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes