Más de un millón de peregrinos en la última misa de Francisco en Cracovia

Más de un millón de peregrinos asiste este domingo a la misa del papa Francisco para clausurar la Jornada Mundial de la Juventud de Polonia, donde cientos de jóvenes pasaron la noche acampados.

El papa llegó al inmenso Campo de la Misericordia, a unos 12 kilómetros de Cracovia, a bordo de un papamóvil blanco, donde fue ovacionado y aplaudido por una masa entusiasta de jóvenes de todas las nacionalidades, que acampó en la naturaleza para compartir y meditar bajo las estrellas sobre fraternidad y fe.

Los organizadores anunciaron que un millón seiscientos mil personas asisten a la misa, que marca el final de una visita de cinco días a Polonia, marcada por momentos emocionantes como el silencioso recorrido a los campos de exterminio de Auschwitz y su pedido contra todas las guerras y a favor de los pobres y olvidados.

La víspera, en ese mismo campo, el papa urgió a la multitud de jóvenes a "no ser suplentes" en la vida y a no "vegetar" cómodamente en el "sofá", en un nuevo y original llamado a los católicos a construir un mundo más justo.

Un discurso que contenía muchas claves de su mensaje como jefe de la iglesia católica, directo y en ocasiones también chistoso, con el que papa argentino quiso sacudir las conciencias de los jóvenes y convertir el "Woodstock católico" en un momento de reflexión.

"Queridos jóvenes: no vinimos a este mundo a vegetar, a pasarla cómodamente, a hacer de la vida un sofá que nos adormezca; al contrario, hemos venido a dejar una huella", dijo.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7