Más de la mitad de los mineros de Chile ya vieron la luz

MINA SAN JOSÉ ( AFP). Diecisiete de los 33 mineros atrapados en una mina del norte de Chile habían sido rescatados el miércoles pasado el mediodía, tras más de dos meses sepultados, con un aspecto impecable y protagonizando emotivos reencuentros con sus familias ante la mirada de millones de espectadores en todo el mundo.

Poco después de la medianoche, con apenas unos minutos de retraso sobre lo previsto por las autoridades, aparecía en la superficie Florencio Avalos, de 31 años, izado por un tunel de 622 metros en la cápsula Fénix 2.

Unas catorce horas y media después, surgía Omar Reygadas, un electricista de 56 años, el decimoséptimo en ser izado y el primero de los mineros "fuertes", el tercer grupo según el órden establecido por los socorristas, seleccionados para ser los últimos en salir por su entereza y aguante.

Con el que lo precedió, Daniel Herrera, acabó el rescate que más temores suscitaba entre los médicos, el de los "lábiles", que por problemas de salud o edad avanzada podían sufrir descompensaciones en el ascenso.

Entre tanto, la mina San José vivió escenas emotivas, como el largo abrazo de Avalos a su hijo Byron y la enérgica salida de Mario Sepulveda al grito de "¡viva Chile, mierda!.

"Estuve con Dios y estuve con el diablo. Me agarré de Dios, tomé la mejor mano. Siempre supe que Dios nos iba a sacar", dijo Sepúlveda, antes de pedir: "no nos traten como artistas ni periodistas; quiero que me traten como minero. Quiero morir amarrado al yugo".

Mario Gómez, de 63 años, el más viejo de los mineros, habló de su transformación en la mina: "muchas veces tiene que pasarle algo a uno para recapacitar y entender que la vida es una sola, y entonces uno piensa que tiene que cambiar".

"Yo cambié, soy un hombre distinto", dijo Gómez al presidente chileno Sebastián Piñera, que presidió todo el operativo de rescate y le visitó en el hospital de campaña instalado en la propia mina San José.

Piñera estaba acompañado del presidente boliviano Evo Morales, que acudió a visitar al único minero no chileno de los 33, el boliviano Carlos Mamani, de 23 años.

Lágrimas, globos, confetis y vuvuzuelas saludaron la extracción del primer minero.

"Este es un rescate que no tiene parangón en la historia de la humanidad. Nunca antes se había intentado un rescate así", dijo el presidente Piñera.

La gran afluencia de periodistas -hay unos 2,000- estuvo a punto de acabar mal, cuando cientos de ellos se abalanzaron sobre la familia Avalos en búsqueda de reacciones y la madre del minero llegó a golpear a algunos con una bandera chilena para zafarse.

Las tiendas del campamento Esperanza, donde empezaron a instalarse tras el accidente del 5 de agosto, se mantenían en pie este miércoles, cuando ya casi la mitad de los mineros habían sido rescatados y empezaban a ser traslados al hospital de Copiapo, a 45 kilómetros, donde estarán dos días.

"Me quedo aquí hasta que salga el último", dijo a la AFP Edwin Mitamita, amigo del boliviano Mamani, uno de los primeros mineros en salir.

"Es posible que nos quedemos aquí del primero al último" minero rescatado, dijo Javier Galleguillos, hermano de Jorge, otros de los que había salido.

El aspecto de los mineros rescatados era pulcro y aparentemente saludable. "La situación de salud de ellos es bastante buena", señaló el ministro de Salud, Jaime Mañalich.

"Las cosas van extraodinariamente hasta aquí (...) incluso mejor de lo presupuestado", agregó.

El rescate fue seguido en directo por millones de personas a través de CNN International, la británica Sky News, las francesas iTele, BFM, la europea Euronews, la brasileña Tv Globo o Televisión Española, entre muchas.

Mientras las cámaras filmaban el exterior de la mina, los espectadores también podían observar difusas imágenes de los mineros aguardando su rescate en la profundidad.

El buen rumbo de la operación fue saludado por el Papa, el Departamento de Estado estadounidense, el Congreso español y la Unión Europea.

"Continúo con esperanza a encomendar a la bondad divina a los mineros de la región de Atacama", dijo Benedicto XVI al saludar en español a los peregrinos que asistían a la audiencia en la plaza San Pedro.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes