Un muerto deja explosión de un coche-bomba de ETA

MADRID (AFP) - Una persona ha muerto al hacer explosión este lunes un coche-bomba ante una academia militar en Santoña (Cantabria, norte), después que un comunicante anónimo que dijo hablar en nombre de ETA alertara de la deflagración, informaron a AFP fuentes oficiales.

"Hay una persona fallecida y otra está hospitalizada, pero no se teme por su vida", afirmaron a AFP fuentes de la delegación del gobierno en Cantabria, que agregaron que ambas víctimas eran miembros del Patronato Militar Virgen del Puerto ante el que estalló el coche bomba, aunque no especificó si eran militares.

Se trata de la quinta víctima mortal de ETA desde que la organización separatista armada vasca diera por roto un alto el fuego permanente de 15 meses en junio del pasado año, momento desde el cual ha asesinado a tres guardias civiles y a un ex concejal socialista vasco.

La explosión de este lunes se produjo pasada la 01H00 locales (23H00 GMT) después que un comunicante anónimo que dijo "hablar en nombre de ETA" alertó al Servicio de Ayuda en Carretera (DYA) vasco "que iba a explotar una bomba sobre la 01H00 en la avenida de Carrero Blanco" de Santoña, dijo un portavoz del DYA, quien señaló que la llamada se produjo sobre las 00H25 locales.

El aviso permitió desalojar la zona, según la policía local de Santoña, situada al este de la comunidad autónoma de Cantabria, vecina del País Vasco.

Las mismas fuentes de la policía local señalaron a AFP que "no parece que haya resultado dañada la estructura" de la residencia militar, una academia de formación de suboficiales, cerca de la cual ha tenido lugar la deflagración.

La explosión de Santoña supone el tercer coche bomba que hace estallar la organización separatista armada vasca ETA en poco más de 24 horas después que en la madrugada del sábado hiciera estallar dos artefactos en Vitoria y Ondarroa (País Vasco, norte).

Los dos atentados fueron cometidos con sendos coches cargados con un centenar de kilos de explosivos, causando importantes daños materiales en ambos casos, aunque en el segundo, también se buscaba causar víctimas personales, según el gobierno regional vasco.

La primera explosión tuvo lugar ante la sede de la caja de ahorros Caja Vital en Vitoria, sin causar heridos, después que un comunicante anónimo que dijo hablar en nombre de ETA alertara de la inminencia de la explosión.

Sin embargo, nadie llamó para avisar de la segunda explosión, ocurrida en la localidad de Ondarroa sobre las 04H30 locales (02H30 GMT) ante una comisaría de la policía regional vasca.

El atentado dejó un saldo de diez heridos leves, seis de ellos policías, declaró a la AFP un portavoz del Departamento vasco del Interior, que señaló que los autores de ese atentado trataron de que los agentes salieran a la calle antes de provocar la explosión.

El pasado martes, se descubrió una bomba-lapa en los bajos del coche de un agente de la policía nacional cuando entraba en una comisaría en la capital vasca de Bilbao.

El artefacto, que no había estallado y que también fue atribuido a ETA, fue ulteriormente desactivado por los artificieros de la policía.

La prensa española había considerado este intento de asesinato como una eventual represalia de ETA por la ilegalización el pasado día 16 del partido independentista Acción Nacionalista Vasca (ANV), relacionado con Batasuna, el también ilegalizado brazo político de ETA.

El pasado jueves, la justicia española declaró ilegal también al Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV).

El partido independentista Batasuna fue prohibido en 2003 por su relación con ETA, de la cual no condena las acciones violentas; la mayor parte de su dirección está en prisión preventiva.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes