Más de 20 muertos en explosión de submarino ruso

MOSCÚ (AFP). Más de 20 personas murieron y 21 resultaron heridas este sábado en un accidente a bordo de un submarino de propulsión nuclear de la flota rusa del Pacífico, y las autoridades afirmaron que el buque no está dañado y los niveles de radiación con "normales".

"Durante una prueba de un submarino nuclear, el sistema anti-incendios tuvo un fallo y 20 personas perdieron la vida, entre militares y obreros", anunció a la AFP un responsable de la Marina rusa, el capitán de navío Igor Dygalo.

Un total de 208 personas se encontraban a bordo, entre ellos 81 militares y empleados de un astillero, añadió. No se facilitó ninguna precisión sobre el tipo de submarino y la eventual presencia de misiles a bordo.

Según una fuente del astillero donde fue construido, citada este domingo por la agencia Ria Novosti, se trata del "Nerpa" (clasificación Shuka-B o Akula en la OTAN) y estaba haciendo unas pruebas en el mar de Japón.

El "Nerpa" (K-152, proyecto 971), un submarino de propulsión nuclear recién construido en los astilleros de Amur (extremo oriente ruso), llevaba a bordo a ingenieros y obreros del astillero, precisó la fuente.

Los tests, muy mediatizados, empezaron a finales de octubre y el "Nerpa" acababa de realizar, a principio de noviembre, su primera inmersión, recuerda Ria.

Dotado de sistemas de torpedos, el sumergible puede alcanzar una velocidad máxima de 30 nudos, dispone de una autonomía de 100 días y puede bajar a 600 metros de profundidad. Su tripulación consta de 73 hombres.

"El submarino no resultó dañado, su reactor funciona normalmente y los niveles de radiación registrados a bordo del submarino son normales", añadió Dygalo.

El submarino recibió orden inmediata de suspender su ejercicio y regresar a puerto en la región del Littoral (Primorié, cuya capital es Vladivostok) en el extremo sureste de Rusia, agregó Dygalo sin más precisiones geográficas.

Los 21 heridos, de gravedad variable, fueron trasladados al buque de lucha antisubmarina "Amiral Tribouts", que este domingo acompañaba al submarino junto con el buque de apoyo "Saiany" rumbo a la costa rusa.

"Debe llegar a destino aquí a media jornada, hora de Moscú (09H00 GMT). Dependerá mucho de las condiciones meteorológicas", precisó una fuente de alto rango del mando de la Flota del Pacífico, citada por Ria. Entre Moscú y Vladivostok hay siete horas de diferencia.

Las circunstancias exactas del accidente siguen siendo muy confusas. Según un experto militar citado por las agencias rusas, el sistema anti-incendio se activó por unos "errores técnicos" cometidos por el personal de los astilleros que estaba haciendo las pruebas a bordo.

El fallo del sistema anti-incendio se produjo como mucho en uno o dos compartimentos del submarino, al igual que los compartimentos adyacentes, añadió el experto.

Según el experto citado por Ria, "un error de programación o explotación" pudo activar el sistema anti-incendio.

Cuando se declara un incendio en el compartimento de un submarino, se retira el oxígeno o se emplea un gas para sofocarlo, lo cual pone en peligro las vidas de los tripulantes presentes.

El ministro ruso de Defensa, Anatoly Serdyukov, informó del incidente al presidente Dmitri Medvedev, que ordenó una investigación "completa y meticulosa" y "toda la ayuda y apoyo posible a las familias de las víctimas".

Rusia guarda un recuerdo doloroso de otro accidente de submarino nuclear, el naufragio del "Kursk", el año 2000, que costó la vida a 118 marineros, a 109 metros de profundidad.

El "Kursk", florón de la flora rusa, se hundió durante unas maniobras en el mar de Barents (noroeste de Rusia) el 12 de agosto del 2000. El drama fue provocado por la explosión de un torpedo.

Las autoridades rusas tardaron en aceptar la idea extranjera para salvar a eventuales sobrevivientes. Esta actitud valió fuertes críticas a Vladimir Putin, elegido unos meses antes, acusado de haber sacrificado a los marineros en nombre del secreto militar.

Mientras el país vivía en directo el drama del "Kursk", Vladimir Putin continuó sus vacaciones a orillas del mar Negro y tardó cuatro días en intervenir para decir que la situación era "crítico" pero Rusia disponía de "todo lo necesario" para el rescate.

En agosto de 2005, siete marineros rusos atrapados en su batiscafo a la altura de la península de Kamtchatka (extremo oriente ruso) fueron rescatados con un robot submarino británico que liberó el submarino de los cables que lo fijaban al fondo del océano Pacífico.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes