Al menos 173 muertos por incendios en Australia

WHITTLESEA, Australia (AP). Equipos de rescate hallaron cadáveres calcinados en los caminos y en automóviles chocados, señales de los intentos por huir de los enormes incendios forestales que tomaron por sorpresa a los australianos.

Al elevarse a 173 el número de muertos en el peor desastre por incendios forestales en la historia de Australia, las sospechas de que algunos de los 400 siniestros fueron provocados intencionalmente llevó a la policía a declarar escenas del crimen en algunos poblados incinerados, indicaron agentes del estado de Victoria.

Los incendios cerca de Melbourne, en el sureste de Australia, quemaron más de 750 casas, dejando a 5,000 personas sin hogar, y destruyeron 2,849 kilómetros cuadrados (1,100 millas cuadradas) de tierras, informó el Servicio de Bomberos de Victoria.

Bosques enteros quedaron reducidos a troncos chamuscados y las tierras cultivadas convertidas en cenizas.

La magnitud del desastre conmocionó a una nación que enfrenta incendios letales cada cierto número de años. Las autoridades dijeron que el pánico y la velocidad con que se extendieron las llamas probablemente propiciaron el enorme número de muertos.

"Fue muy rápido y feroz y tomó a todos por sorpresa", dijo Jack Barber, quien junto con su esposa, un vecino, seis gatos y un perro buscaron refugio en un campo de cricket rodeado de árboles en el área de Kinglake.

"Alrededor de nosotros había llamas de 30 metros (100 pies) de altura rodeando el óvalo y corrimos hacia donde no daba el viento. Estaba arremolinándose por todos lados. Eludimos el viento durante tres horas", dijo.

Los bomberos enfrentaron más de una docena de incendios que ardían sin control en el sur de Australia, aunque las condiciones eran más frescas que el sábado. Los meteorólogos dijeron que las temperaturas se incrementarían esta semana, presentando un riesgo de nuevos incendios.

Los incendios han ocurrido desde hace semanas en varios estados del sur de Australia, como suelen producirse en esta época del año. Pero la peor sequía en un siglo en el sur del país ha dejado los árboles extremadamente secos y la temperatura el sábado fue de unos 47 grados (117 Fahrenheit), en tanto que la humedad relativa fue de apenas 7% y el viento presentaba ráfagas de 80 kilómetros por hora (50 millas)

"No puedo imaginar nada más infernal", dijo Jim Andrews, meteorólogo del sitio accuweather.com. Agregó que la vegetación australiana, con sus eucaliptos y árboles del caucho, producía aceites altamente flamables.

Las banderas en todo Australia ondearon a media hasta y el parlamento suspendió sus sesiones normales para que los legisladores expresaran sus condolencias.

El primer ministro Kevin Rudd, visiblemente alterado durante una entrevista por televisión, comentó las versiones de que pirómanos tal vez habrían causado los incendios.

"¿Qué puede decirse de esto?" preguntó Rudd a su entrevistador. "No hay palabras para describirlo. Esto es homicidio en masa".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes