El mundo interviene en Libia con inusual presteza

PARIS (AP). En términos diplomáticos, la acción militar internacional contra el líder de Libia fue del período de discusiones a los cañoneos con sorprendente velocidad.

El lanzamiento de ataques por fuerzas francesas, británicas y estadounidenses con respaldo árabe y autorización de la ONU comenzó el sábado sin un apoyo universal. Y no estaba claro si será lo suficientemente rápido para hacer lo que se propone, fortalecer a las fuerzas rebeldes y derrocar a Moamar Gadafi.

Pero la cascada de decisiones rápidas, para llegar a este punto fue inusual _ apenas uno de los aspectos extraordinarios de esta operación.

Tiene el respaldo de la Liga Arabe, que ha rechazado otras intervenciones en la región y es conocida más por largas deliberaciones que por acción.

Y fue iniciada por los franceses, que se opusieron a la invasión estadounidense a Irak en el 2003.

Fue el presidente francés Nicolas Sarkozy quien anunció que 22 participantes en una reunión de emergencia el sábado en París habían acordado lanzar una acción armada contra las fuerzas de Gadafi. Y un cazabombardero francés reportó el primer ataque el sábado por la tarde, contra un vehículo militar libio en el área de Bengasi, el corazón de la sublevación contra Gadafi, antes de que un centenar de misiles crucero disparados desde barcos estadounidenses y británicos cayesen en la nación norafricana.

La acción en Libia se produjo luego que la comunidad internacional se mostró lenta para responder a las masivas protestas populares en Túnez y Egipto en enero y febrero, que derrocaron a presidentes autocráticos y desataron protestas similares en el mundo árabe.

Líderes y diplomáticos dudaron menos cuando el régimen de Gadafi comenzó a dispararle a los manifestantes.

El 26 de febrero, el Consejo de Seguridad de la ONU impuso sanciones contra Gadafi luego de apenas dos días de discusiones, y las fuerzas rebeldes ganaron terreno contra las del gobierno.

El 10 de marzo, Francia reconoció al gobierno interino de la oposición como el "representante legítimo del pueblo libio". Al día siguiente, la Unión Europea ofreció un respaldo similar.

Mientras tanto, creció el apoyo en los países árabes para una zona de exclusión de vuelos sobre Libia. Algunos miembros deseaban asegurarse de que no habría una invasión occidental y esperaban que respaldar una zona de restricción les daría más influencia con Occidente en los planes militares.

Cuando las fuerzas de Gadafi resurgieron y comenzaron a revertir el avance de los rebeldes, la Liga Arabe pidió al consejo de seguridad de la ONU el 12 de marzo la imposición de una zona de exclusión de vuelos.

Ese fue un momento crucial, especialmente para Estados Unidos. Sin el apoyo árabe, cualquier intervención sería vista como una ocupación occidental.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes