Tras ser ovacionado en Cannes, niño sirio se queda dormido ante la prensa

Aplausos, flashes, felicitaciones... Zain Al Rafeea, un refugiado sirio de 13 años, conquistó el viernes a Cannes por su actuación en "Cafarnaúm". Y después de tantas emociones, se quedó dormido en rueda de prensa.

La directora libanesa, Nadine Labaki, dejó dormir al protagonista de su filme, que relata la historia de un niño sumido en la miseria en Beirut que denuncia a sus padres por haber nacido.

Durante el rodaje, "me mimaron más que en casa de mis padres", afirmó previamente Rafeea a la cadena de televisión del Festival. Confió querer "ser actor". Como su personaje, sueña con instalarse en Europa.

"Hay una posibilidad de que sea acogido en Noruega con su familia. El futuro es un poco incierto, pero espero que esta película podrá ofrecerle otro futuro", dijo Labaki, una de las tres mujeres cineastas en liza por la Palma de Oro, de un total de 21.

Nacido en Daraa, en el suroeste de Siria, Zain se refugió con su familia en Líbano en 2012. Instalado en Beirut, no se adaptó al sistema educativo y fue acumulando pequeños empleos desde los 10 años, como repartidor de un supermercado, como en la película.

Labaki dio con Zain en 2016 en la calle, durante su casting por "Cafarnaúm", un retrato de los olvidados en Beirut, los sin papeles.

Rodada en seis meses, su filme está integrado únicamente por actores no profesionales como Zain, que actúa sobre todo junto a un bebé de un año, niño en la película, niña en la realidad.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes