Un periodista admite que pinchó teléfonos para los tabloides británicos

Un periodista británico admitió hoy que durante años pinchó teléfonos para los periódicos sensacionalistas "Sunday Mirror" y "News of the World" para obtener exclusivas de gente famosa.

Dan Evans declaró como testigo de la acusación en el juicio contra varios miembros de la directiva del "News of the World", el periódico de Rupert Murdoch clausurado en 2011 después de estallar el escándalo de las escuchas.

Los exdirectores de este tabloide Andy Coulson y Rebekah Brooks -ambos del círculo del primer ministro británico, David Cameron- están entre los imputados por los pinchazos telefónicos y por obstrucción de la justicia.

Evans aseguró durante la audiencia de hoy que comentó con Coulson -quien, como el resto de acusados, niega los cargos- sus habilidades para pinchar teléfonos durante una entrevista de trabajo sobre un posible puesto en el "News of the World".

"Le dije que tenía muchos datos comercialmente sensibles en mi cabeza y cómo funcionaban las cosas en el 'Sunday Mirror' y que le podía traer grandes exclusivas de forma barata, lo que fue el momento clave" para hacerse con el empleo, contó.

Tanto Coulson como Brooks, cuyo marido Charlie también está imputado por intentar ocultar información de la Policía, rechazan haber tenido conocimiento de los pinchazos, con los que se espió el buzón de voz de famosos como la actriz Sienna Miller o el actor Jude Law, quien prestó declaración por la mañana.

Evans explicó al jurado que un colega del "News of the World" le había contactado varias veces para que fichara por el periódico, al que llevaría sus habilidades para interceptar móviles.

"Yo llevaría técnicas y metodología para los pinchazos -dijo-. También una lista larga de posibles objetivos, gente cuyos buzones habían sido ya interceptados, habilidades generales para continuar esa actividad".

En su primer día de trabajo en el dominical de Murdoch, el 5 de enero de 2005, le dieron una lista de nombres para que pinchara sus teléfonos, aseguró al tribunal.

Evans, que en 2012 llegó a un acuerdo con la fiscalía para prestar declaración, ha confesado haber pinchado teléfonos para el "Sunday Mirror" entre febrero de 2003 y enero de 2005 y para "News of the World" de abril de 2004 a junio de 2010.

Además, se ha declarado culpable de causar mala conducta en cargo público entre enero de 2008 y junio de 2010 -posiblemente en alusión a sobornos a funcionarios- y de obstruir la justicia con falso testimonio.

El juicio de las escuchas, que afectaron también a políticos y ciudadanos corrientes, empezó en octubre pasado y se espera que continúe hasta mayo.

El caso de los pinchazos estalló en 2011 tras unos primeros indicios en 2007 y ha llevado a una reforma de la manera en que se regula la prensa escrita en el Reino Unido. EFE

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7