Una plaga de medusas invade las costas españolas

MADRID ( AP). Una plaga de medusas ha invadido algunas playas del Mediterráneo español, provocando picaduras a centenares de bañistas y alterando la vida de los turistas que llenan las costas en pleno verano.

Unas 700 personas fueron atendidas por el ataque de medusas durante los tres últimos días en varias playas de Elche, en la Costa Blanca del Mediterráneo, según informaron el miércoles las autoridades locales. Y en la zona del Mar Cantábrico, en el norte del país, más de 300 bañistas sufrieron la picadura de un agresivo tipo de medusa, conocido como carabela portuguesa.

Juan Carlos Castellanos, del departamento de Turismo del ayuntamiento de Elche, dijo que sólo el martes casi 400 personas tuvieron que ser atendidas por los servicios de salud debido al contacto con estos animales. Lo normal es que la cifra habitual de cada día sea de sólo cuatro o cinco bañistas.

" No había visto una cosa así en cinco o seis años que llevo en este empleo", aseguró Castellanos.

Ninguna playa fue cerrada al público, pero los socorristas colocaron señales y banderas de advertencia al público, ya que las medusas que invadieron esta zona del Mediterráneo eran pequeñas, casi transparentes y prácticamente indetectables a los ojos de los bañistas.

En opinión de Castellanos, las corrientes marinas acercaron las medusas a la costa, donde permanecieron tres días. Las altas temperaturas del agua en estas fechas, que favorece la presencia de medusas, fue otro de los factores que explican su presencia masiva.

Al norte del país, en las regiones del País Vasco y Cantabria, se enfrentan a los ataques de la conocida como carabela portuguesa. Es un tipo de medusa mucho más grande, de color violeta, cuyos tentáculos generan un escozor sumamente doloroso si entran en contacto con la piel.

La Cruz Roja patrulla las aguas cercanas a la costa, cazando ejemplares del animal para evitar que se acerque a los turistas. Al igual que en el caso del Mediterráneo, los expertos creen que las corrientes han acercado al Cantábrico a estas medusas, que suelen frecuentar las aguas del Atlántico en la vecina de Portugal.

" Se están recogiendo bastantes más ejemplares, casi el doble que el año pasado", dijo Pedro Díez coordinador de emergencias y socorrismo de Cruz Roja en Cantabria.

La presencia de las carabelas en el Cantábrico y las pequeñas medusas en el Mediterráneo no son una novedad y, de hecho, los biólogos marinos consideran que se han visto menos medusas que en años anteriores.

Pero, según los científicos, la proliferación de estos animales en las costas españolas será cada vez mayor, debido a la subida de las temperaturas en las aguas, un entorno que favorece a las medusas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes