La pobreza en Honduras apenas se reduce a pesar de inversión para frenarla

Un análisis del Foro Social de Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh) señala que en este país la pobreza se redujo entre 2000 y 2013 en menos del 1 %, pese a una inversión de más de 307.000 millones de lempiras (unos 15.350 millones de dólares) para frenar ese flagelo.

Según el estudio de esta entidad privada, hecho en 2013, las políticas públicas para reducir el flagelo de la pobreza han fracasado porque en trece años se redujo en menos del 1 %.

"Eso significa de una manera contundente que ha fracasado la política pública para resolver este problema a pesar de que hemos gastado mucho dinero" en la Estrategia para la Reducción de la Pobreza, indicó a Efe el director del Fosdeh, Mauricio Díaz.

El informe del organismo, recogido en 16 de los 18 departamentos de Honduras, supone que el país centroamericano no cumplirá con el objetivo de haber reducido la pobreza al año 2015, a lo que se había comprometido con la comunidad internacional iniciando el siglo XXI.

La pobreza es un flagelo que afecta a más del 65 % de los 8,5 millones de hondureños, que además sufren los efectos de otros problemas graves como la violencia, que a diario deja un promedio de quince muertos, según la Secretaría de Seguridad.

El desempleo afecta a unos dos millones de hondureños, mientras que los pobres suman unos cinco millones, según fuentes públicas y privadas.

La mayoría de los hondureños también son víctimas de deficientes sistemas de salud, educación, mala distribución de la riqueza, bajos salarios, el narcotráfico, la impunidad y la corrupción, entre otros problemas de vieja data.

El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, quien asumió el 27 de enero pasado, ha prometido la creación de al menos 400.000 nuevos empleos en su cuatro años de mandato y devolverle la paz y seguridad que han perdido sus compatriotas en la última década.

También ha reiterado que no permitirá la impunidad, ni la corrupción y que su país cambiará mucho durante su Administración.

Pero en las promesas del actual Gobierno hay quienes no creen porque aseguran que están cansados de venir escuchando lo mismo en Administraciones pasadas.

Al margen de que los hondureños crean o no en los ofrecimientos del Ejecutivo, los problemas son latentes y no se resuelven en unos cuantos años, sino probablemente en una década, comentó Díaz.

El director del Fosdeh lamentó que los programas sociales desde el Gobierno no se hayan venido ejecutando de la mejor forma, ya que según el estudio hecho en 2013 se ha descubierto que el Bono 10.000 (500 dólares) que el Estado ha venido entregando, ha favorecido a muchas familias que no son pobres.

Eso es lamentable en "un país empobrecido donde una gran cantidad de gente se debate en graves dificultades todos los días", recalcó.

Según el análisis del Fosdeh, el universo de hogares receptores del Bono 10.000 hasta 2013 era de 314.000 hogares, de los que unos 103.000 no son pobres, lo que empaña el quehacer del programa social.

Esa situación, añade el estudio, estaría estrechamente relacionada con el grado de politización partidaria de la acción social gubernamental.

Díaz indicó que el Fosdeh ha presentado unas 25 propuestas que pueden contribuir a resolver el problema de la pobreza, entre las que figuran el mejoramiento de la educación y el trabajo en el tema de la vivienda, en un país con un déficit de un millón de hogares.

Otras recomendaciones del Fosdeh se centran en la reconversión de la inversión en el país para generar riqueza y hacer un mejor uso de las remesas familiares que miles de hondureños que viven en el exterior, en su mayoría en Estados Unidos, envían todos los años.

Esas remesas rondan los 3.000 millones de dólares anuales, lo que representa alrededor del 25 % del producto interno bruto (PIB) del país.

Los dirigentes del Fosdeh consideran que muchas cosas pueden ser rectificadas en Honduras a través de varios modelos que permitan calificar un poco cuál es la situación de pobreza, mejorando al mismo tiempo las condiciones de vida de los que menos tienen.

El análisis del Fosdeh, siguiendo la pobreza bajo el método del ingreso, revela que hay un virtual estancamiento social, ya que al año 2000 ese flagelo se estimaba en 65,3 %, mientras que a 2013 era del 64,5 %.

Díaz considera que la reducción de la pobreza en menos del 1 % no deja de ser una paradoja considerando los millones que se han gastado en estrategias que no han reducido el flagelo, sino que lo han mantenido casi intacto en trece años.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada