Dos presidentes exiliados en Sudáfrica buscan regresar a casa

JOHANNESBURGO (AP). Dos presidentes exiliados en Sudáfrica _uno de Haití y otro de Madagascar_ dicen que planean regresar pronto a sus países respectivos, lo que ha desatado tanto temor como alegría en esas naciones, pero no la tienen fácil.

El derrocado presidente de Haití Jean-Bertrand Aristide abandonó el cargo mientras los grupos rebeldes lo rodeaban y fue trasladado en un jet estadounidense en lo que él describe como un secuestro. El ex presidente de Madagascar Marc Ravalomanana fue derrocado por un disc jockey respaldado por las fuerzas armadas.

Sorprendentemente, el gobierno sudafricano ha permitido que ambos líderes vivan en su suelo. Ha indicado que ayudará a Aristide a salir luego de una estadía de siete años, pero aconseja a Ravalomanana ser paciente. Todo es cuestión de geopolítica.

Sudáfrica tiene un papel fundamental en los esfuerzos mediadores con la cercana Madagascar. Haití, por otro lado, está muy alejada, y la política caribeña no es prioridad de la agenda sudafricana.

Cuando el presidente de Madagascar, elegido democráticamente, anunció que regresaría este fin de semana a su problemática isla del Océano Indico después de dos años en el exilio, el ministro de Relaciones Exteriores sudafricano le recomendó que no tomara "medidas unilaterales".

La estadía de Ravalomanana ha recibido poca atención en Sudáfrica, pero políticos de oposición del país ya habían criticado al gobierno por haber otorgado el asilo a Aristide, debido a que se le acusa de cometer abusos mientras se hallaba en el poder.

El costo por mantener a Aristide en una residencia custodiada por el gobierno en una exclusiva zona residencial de Pretoria también ha sido constantemente cuestionado. Durante su estancia, Aristide obtuvo un doctorado en Lenguas Africanas en la Universidad de Sudáfrica para luego obtener un puesto como investigador en la institución.

Aristide ha acusado a Estados Unidos de obligarlo a abandonar Haití. En un inicio, Estados Unidos lo envió a la remota y extremadamente pobre República Centroafricana. Después, Aristide regresó al Caribe, a Jamaica, sólo para que Estados Unidos objetara porque se hallaba tan cerca de Haití. Finalmente, pidió y recibió asilo en Sudáfrica, donde ha sido tratado como un presidente legítimo de Haití.

El gobierno de Estados Unidos dice haber organizado la salida a petición de Aristide y probablemente salvaron su vida una vez que los rebeldes que se habían apoderado de la mitad del país amenazaban con atacar la capital de Haití.

A los funcionarios estadounidenses no les preocupa que el regreso de Aristide pueda desestabilizar a Haití, y desean aplazar su regreso al menos hasta después de las elecciones presidenciales programadas para el 20 de marzo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes