La vida privada de Mandela, serie de tragedias familiares

JOHANNESBURG (AFP). El primer presidente negro de Sudáfrica, Nelson Mandela, permaneció separado de sus allegados durante casi tres décadas por estar encerrado en una prisión del Apartheid, y este viernes la historia de su familia volvió a quedar marcada por la muerte de su bisnieta.

El fallecimiento de Zenani Mandela, de 13 años, en un accidente de coche ocurrido en la noche del jueves al viernes, obligó al icono de la lucha contra el Apartheid a permanecer de luto en lugar de asistir a la ceremonia de apertura y al partido inaugural del Mundial de Fútbol.

Esta tragedia se suma al conjunto de la vida de Mandela, que ha perdido a tres hijos y ha tenido dos divorcios.

El primer gran golpe familiar que vivió tuvo lugar en los años en los que estaba casado con Evelyn Ntoko Mase, cuando su hija Makaziwe perdió la vida con nueve meses, en 1947.

Posteriormente, el hijo mayor de la pareja, Madiba Thembekile, murió en un accidente de tráfico en 1969, cuando Mandela estaba en la prisión de Robben Island.

Allí, Mandela cumplía una condena de cadena perpetua por su papel en la creación del brazo armado del Congreso Nacional Africano, dictada contra él cuando tenía 44 años, y las autoridades penitenciarias le negaron poder ir al funeral.

Al premio Nobel de la Paz en 1993 tampoco le dejaron acudir para dar la despedida a su madre, fallecida un año antes de la muerte de su hijo.

En su autobiografía, Mandela escribió sobre el dolor que sintió al no poder acudir a esos funerales, y manifestó sentirse culpable por anteponer la lucha política contra el régimen racista del Apartheid a su familia.

"¿Tomé la buena decisión poniendo el bienestar del pueblo antes que a mi familia?", se interrogó.

Otro hijo de Mandela con Mase, Makgatho Lewanika Mandela, murió víctima de una enfermedad vinculada a su infección del virus del Sida en 2005.

Sobre su caso, el ex presidente sudafricano habló con claridad, convirtiéndose en la primera personalidad de su país que rompió el tabú de hablar de la pandemia, que registra los indices más altos del mundo en el estado africano.

"Hablemos públicamente del Sida y no nos escondamos, porque la única manera de hacer que parezca una enfermedad normal es decir que alguien ha muerto por el Sida", afirmó.

Su franqueza contrastó con la actitud del que también fue presidente Thabo Mbeki, que durante un tiempo negó la relación entre el virus y la enfermedad y llegó a frenar la distribución de medicamentos antiretrovirales.

Su unión con Mase terminó con el divorcio en 1958, pero en junio de ese mismo año se casó con Winnie Madikizela-Mandela, pero ese matrimonio llegó a su fin tristemente.

Después de los 27 años de Mandela en prisión, la pareja se separó cuando sólo habían transcurrido dos años de su liberación, en 1990, aunque el divorcio se hizo oficial en 1996, en pleno mandato presidencial.

La bella militante se rodeó de matones del Mandela United Football Club, que asesinaron a Stompie Sepei, un adolescente sospechoso de ser un agente del régimen de los blancos.

Mandela sólo se separó de ella cuando fue condenada por el secuestro de Sepei, en 1992.

En 1998, Mandela volvió a casarse, con Graça Machel, que también está vinculada a una trágica muerte, la de su anterior marido, el presidente mozambiqueño Samora Machel, asesinado en un misterioso accidente aéreo en el norte de Sudáfrica en 1986.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes