Sin radar, imposible identificar avión derribado

Si los rebeldes ucranianos derribaron el avión malasio de pasajeros con 298 personas a bordo pudo deberse a que no tenían funcionando todos los sistemas debidos para distinguir entre una aeronave civil y una militar, afirmaron el sábado expertos.

Funcionarios estadounidenses dijeron el viernes que creen que el Boeing 777 fue derribado con un cohete antiaéreo SA-11 disparado desde alguna parte de la región oriental de Ucrania bajo control de los separatistas pro rusos.

La embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, dijo que los rusos podrían haber entregado asistencia técnica a los rebeldes para manejar ese sistema antiaéreo.

Sin embargo, para que el sistema, conocido también como Buk, funcione correctamente, en teoría debe estar conectado a un mando central de radar y no disparar autónomamente.

Según Pavel Felgenhauer, destacado columnista de asuntos de defensa que escribe para Novaya Gazeta, un periódico en Moscú crítico de los asuntos rusos, , sobre la base de la información disponible hasta el momento, los rebeldes carecen de todos los sistemas necesarios para operar debidamente el Buk.

"(Los rebeldes) pudieron fácilmente haber cometido un error trágico y haber derribado el avión de pasajeros cuando lo que querían era derribar un avión de transporte ucraniano", agregó.

Constantín Sivkov, director de la Academia de Problemas Geopolíticos, citado el viernes en un despacho de la agencia noticiosa estatal rusa RIA Novosti, dijo que los cohetes Buk "deben estar conectados con sistemas externos de identificación de objetivos. Es un sistema completo. Y lo cierto es que los insurgentes no tienen radiolocalizadores".

Sin ese apoyo, los operadores pueden disparar el cohete sin estar completamente seguros del blanco al que apuntan.

"Ver simplemente que algo aparece en la pantalla del radar no es de ninguna manera suficiente para decidir el tipo de objetivo", señaló Keir Giles, miembro adjunto especialista en temas de seguridad internacional y programas de Rusia y Eurasia en el Instituto Real de Asuntos Internacionales.

"Se necesita un sistema de radar adicional al que estos sistemas de armas puedan estar conectados para que reciban información adicional", apuntó.

En mensajes difundidos en las redes sociales poco después del derribo del avión de Malaysia Airlines el jueves, los rebeldes dejan entrever que pensaban que las aeronaves civiles evitaban la región y que cualquier aparato sería un objetivo hostil.

Si se disparó el cohete sin hacer un intento por identificar la aeronave, la destrucción del vuelo 17 de Malaysia Airlines podría constituir un acto de negligencia penal, dijo Robert Latiff, general de división retirado de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

Afirmó que los aviones comerciales operan en frecuencias de comunicaciones conocidas y emiten señales que los identifican como aeronaves civiles e informan de su altitud y velocidad.

"No parece que los separatistas hubieran aprovechado esta información o haber hecho un intento al respecto", declaró Latiff, quien supervisó labores de investigación y desarrollo de armas avanzadas para la Fuerza Aérea y ahora es profesor en la Universidad de Notre Dame.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7