El papa regresó a Roma tras su viaje a Georgia y Azerbaiyán

El papa Francisco regresó hoy a Roma después del viaje que emprendió el pasado viernes a Georgia y las diez horas de visita hoy a Azerbaiyán, en un periplo marcado por el dialogo interreligioso y el apoyo a las minorías cristianas.

El avión en el que viaja Francisco acompañado de 70 periodistas, entre ellos Efe, aterrizó a las 21:20 (19:20 GMT), media hora antes del horario previsto, en el aeropuerto romano de Ciampino.

En el denso programa de las apenas 50 horas que el papa ha pasado en el que ha sido su segundo viaje al Cáucaso, tras la visita a Armenia en junio, Francisco se encontró en varias ocasiones con el patriarca de los georgianos, Elias II, a quien expresó su gran deseo de intentar el camino de la unión de los cristianos.

Los encuentros de Francisco con Elias II en estos dos días han sido muy cordiales y el patriarca ha definido esta visita de "histórica" y ha recordado siempre "la gran estima" y "hermandad" que siente por Francisco.

La gran decepción de la visita fue que la delegación del patriarcado ortodoxo de Georgia que estaba previsto que participase en la misa que el papa ofició el sábado en un estadio de fútbol de Tiflis finalmente no acudió.

Francisco también pudo mostrar en Tiflis su cercanía a la comunidad católica asirio-caldea, que están sufriendo una brutal persecución en Irak y Siria.

En Azerbaiyán, Francisco celebró misa en la iglesia de la Inmaculada en el Centro Salesiano, donde se reunió con la pequeña comunidad católica de este país, que no supera las 600 personas.

Y en la mezquita Heydar Aliyev, Francisco participó un encuentro interreligioso con el jeque líder de los musulmanes del cáucaso, Hadji Allahchukur Pachazadeh; con el obispo ortodoxo de Bakú, Alejandro, y con el presidente de la comunidad hebraica, Shneor Segal.

Desde ese lugar, el pontífice volvió a pedir no usar el nombre de Dios para justificar la violencia.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes