La reprobación del Congreso alcanza el récord del 60 % de los brasileños

El índice de reprobación del Congreso de Brasil alcanzó en noviembre el récord del 60 % de la población en medio de numerosos escándalos de corrupción que salpican a decenas de parlamentarios, según una encuesta de la firma Datafolha divulgada hoy por el diario Folha de Sao Paulo.

Se trata del mayor índice de rechazo ya medido por Datafolha desde que, en 1993, esta firma comenzó a encuestar a los brasileños sobre si aprueban o rechazan la actuación de los 513 miembros de la Cámara de Diputados y de los 81 senadores.

De acuerdo con el sondeo realizado los días 29 y 30 de noviembre entre 2.765 electores en varias ciudades del país, el 60 % de los brasileños considera que la actuación de los congresistas es mala o pésima, el 31 % la califica como regular, un 5 % la considera buena y 3 % no sabe responder.

Así como el índice de rechazo alcanzó un nivel récord, el de aprobación igualmente fue el más bajo medido hasta ahora.

En las dos últimas encuestas similares realizadas por Datafolha sobre el asunto, en diciembre de 2016 y en abril de 2017, tanto el índice de rechazo (58 %) como el de aprobación (7 %) también habían sido récords.

El índice de rechazo no era tan elevado desde el segundo semestre de 1993, cuando alcanzó el 56 % en medio de una crisis económica provocada por la hiperinflación en Brasil y de un escándalo generado por el descubrimiento de una red integrada por decenas de congresistas que desviaban recursos públicos.

El actual rechazo se produce en medio de escándalos de corrupción que salpican a decenas de congresistas, incluyendo a los presidentes de la Cámara baja y del Senado, acusados de recibir millonarios sobornos de empresas como la constructora Odebrecht o de haber participado en la gigantesca red que durante una década desvió recursos de la petrolera estatal Petrobras.

El anterior presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, ha sido condenado en varios procesos y purga condena desde hace varios meses en Curitiba, en tanto que varios correligionarios del presidente, Michel Temer, en el mayoritario Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) afrontan decenas de procesos.

Entre los dirigentes investigados destaca el exdiputado y exministro Geddel Vieira Lima, un antiguo y cercano colaborador de Temer, a quien la Policía le incautó 51 millones de reales (unos 16 millones de dólares) en efectivo que escondía en un apartamento.

El último sondeo fue realizado un mes después de que la Cámara de Diputados rechazara por segunda vez este año una denuncia por corrupción que la Fiscalía presentó contra Temer, con lo que impidió que la Corte Suprema pudiera investigarlo.

Igualmente fue realizado en un año en que el Congreso aprobó impopulares proyectos propuestos por el actual jefe de Estado, como el que congeló los gastos públicos y el que flexibilizó la legislación laboral.

Según Datafolha, el índice de rechazo al Congreso es superior entre los electores de mayores salarios (74 %), entre los universitarios (75 %), entre quienes reprueban la gestión de Temer (69 %) y entre los que apoyan la candidatura presidencial del militar de la reserva y ultraderechista Jair Bolsonaro (68 %).

Los índices de aprobación, por el contrario, son superiores entre los electores que tan sólo concluyeron la educación primaria (52 %), entre los fieles de iglesias evangélicas (51 %), entre los seguidores del PMDB (42 %) y entre quienes evalúan positivamente a Temer (37 %). 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7