Las armas siguen resonando en ciudad yemení de Hodeida pese a la tregua

La ciudad de Hodeida, puerto estratégico de Yemen y principal frente del conflicto en ese país, sigue siendo teatro de violentos combates y bombardeos que ponen en peligro la tregua concluida en Suecia bajo el auspicio de la ONU entre fuerzas leales al gobierno y rebeldes hutíes chiitas.

El domingo, se oyeron disparos esporádicos según informaron vecinos de esta ciudad a orillas del mar Rojo, punto de entrada de las operaciones humanitarias en Yemen.

"Se oyen ruidos de bombardeos y disparos sin poder localizarlos", dijo uno de los habitantes, interrogado por teléfono, quien requirió el anonimato.

Pero son sobre todo los combates y los ataques aéreos de la noche los más violentos desde el anuncio del cese el fuego, el jueves, lo que más preocupa.

Al menos 29 combatientes, entre ellos 22 rebeldes hutíes, murieron en estos combates, según afirmó a la AFP un responsable progubernamental. Este balance no pudo ser confirmado por el momento por una fuente independiente.

Además, siete rebeldes fueron capturados en una ofensiva de los hutíes contra la localidad de Al Duraihimi, a unos 20 km al sur de Hodeida, agregó la misma fuente.

La agencia de prensa Saba, controlada por los hutíes, informó por su parte que la aviación de la coalición liderada por Arabia Saudita proseguía este domingo con sus ataques aéreos en la provincia de Hodeida; y acusó a las fuerzas progubernamentales de bombardear el sábado por la noche barrios residenciales de la ciudad.

Un habitante de Hodeida confirmó el carácter "violento" de los enfrentamientos de la noche, aunque señaló que la intensidad de los mismos había bajado en la madrugada.

El viernes por la noche, se registraron combates esporádicos en los barrios del este y el sur de Hodeida, al día siguiente del anuncio del alto el fuego, concluido en Suecia entre rebeldes y fuerzas leales al presidente Abd Rabbo Mansur Hadi.

Según los términos de este acuerdo, el alto el fuego tenía que entrar "inmediatamente" en vigor en Hodeida, en manos de los rebeldes y que se ha convertido en principal frente del conflicto desde hace meses. La retirada de los combatientes está prevista para los "próximos días".

Aunque el proceso es frágil, los rebeldes hutíes calificaron de "éxito" el acuerdo concluido en Suecia, al término de las primeras negociaciones de paz desde 2016.

Además de una tregua en Hodeida, este acuerdo prevé un intercambio de unos 15.000 prisioneros, así como medidas para encaminar la ayuda humanitaria a Taez (suroeste), ciudad en manos de las fuerzas progubernamentales y asediada por los insurgentes.

Una nueva ronda de negociaciones interyemeníes está prevista para finales de enero, para intentar definir un marco con vistas a una solución global del conflicto.

Desde 2014, la guerra en Yemen ha dejado al menos 10.000 muertos y puso al país al borde de la hambruna, tras "la peor crisis humanitaria del mundo", según la ONU.

Consciente de la fragilidad del acuerdo, el enviado para Yemen de la ONU, Martin Griffiths, reclamó el viernes el despliegue lo más rápido posible de observadores internacionales en Hodeida y otros puertos de la provincia.

"Permitir a la ONU tener un papel dirigente en los puertos es un primer paso vital. Esto tiene que pasar en los próximos días", dijo Griffiths en videoconferencia con el Consejo de Seguridad desde sus oficinas en Jordania.

Según diplomáticos, entre 30 y 40 observadores podrían desplazarse a Hodeida.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes