La retórica de Trump como candidato lo perjudica ahora

El tribunal de apelaciones que está estudiando la legalidad del decreto del presidente estadounidense de prohibir la entrada al país a personas de ciertos países musulmanes parece escéptico ante los argumentos del gobierno de que no debería fijarse en lo que Donald Trump dijo como candidato.

Un abogado del presidente exhortó el lunes al Tribunal de Apelaciones del Cuarto Distrito a fijarse únicamente en el texto del decreto y no en la retórica usada durante la campaña, en que Trump animaba la hostilidad hacia los musulmanes.

Pero ese pedido se topó con la resistencia de algunos integrantes del panel de 13 jueces, que examina la orden ejecutiva en contra de otorgar visas a ciudadanos de Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen.

“¿Hay alguna otra razón, más allá de la ceguera intencional, por la que no deberíamos fijarnos en esas declaraciones?”, preguntó el juez Henry Floyd, designado a ese tribunal con el entonces presidente Barack Obama.

Lo que diga esa corte será crucial para determinar la suerte de la orden ejecutiva, que probablemente terminará siendo estudiada por la Corte Suprema del país. El tribunal del cuarto circuito es el primer tribunal de apelaciones que debate el decreto, que fue reescrito por el gobierno en un intento por escudarse de litigios judiciales. No se sabe cuándo los jueces emitirán su opinión.

Los abogados del gobierno creen que el cuarto circuito es más afín a sus intereses que el Tribunal del Noveno Distrito, considerado por muchos derechistas como liberal. El Tribunal del Noveno Distrito escuchará otra demanda contra el decreto la semana entrante.

El Tribunal del Cuarto Distrito “históricamente ha sido bastante conservador y pro-gobierno, así que si la administración Trump pierde allí, creo yo, sería un duro golpe para esa segunda versión de la orden ejecutiva", declaró Stephen Vladeck, profesor de leyes de la Universidad de Texas.

Un juez federal de Maryland que obstruyó la aplicación de la orden ejecutiva usó como argumento las propias palabras de Trump como candidato, señalando que en ese entonces el candidato estaba prometiendo prohibir la entrada al país a personas en base a su religión.

El gobierno asevera que la orden ejecutiva obedece a razones de seguridad nacional y que la retórica de campaña no es relevante en este asunto. Dice que la prohibición se propuso contra esos países en base a la amenaza terrorista que presentan, y que abarca a todos los ciudadanos de los países mencionados independientemente de su religión.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada