Una corte salvadoreña sobresee causa contra el expresidente Saca por lavado

Una corte de apelaciones de El Salvador sobreseyó este viernes un causa penal por lavado de dinero que enfrentaba el expresidente Elías Antonio Saca (2004-2009) y otras dos personas por la prescripción del delito.

Se trata de un proceso penal por el supuesto blanqueo de 10 millones de dólares donados al Gobierno del antecesor de Saca, el difunto Francisco Flores (1999-2004), para atender a las víctimas de los dos terremotos que afectaron al país en el año 2001.

"El argumento principal de esta decisión es que al momento en que se inició el proceso penal ya habían transcurrido más de diez años de haber sucedido los hechos", señaló la Cámara Segunda de lo Penal de San Salvador en un comunicado.

Detalló que los jueces decidieron aplicar la legislación vigente en la fecha en la que supuestamente se cometió el delito y que establece un plazo máximo de diez años para comenzar un proceso penal, dado que "es más favorable" para los imputados.

El tribunal señaló que la Fiscalía General de la República (FGR) comenzó la "persecución penal" catorce años y once meses después de que Saca concluyó su gestión al frente del Ejecutivo.

Añadió que la FGR "tuvo conocimiento de los hechos" el 21 de enero de 2014 y "se retrasó en iniciar la acción penal, permitiendo que el plazo aludido se venciera".

El Ministerio Público estaba en dicha fecha bajo el mando de Luis Martínez (2012-2015), condenado a 5 años de cárcel por revelar información confidencial de la FGR y procesado por otros delitos de corrupción.

Por otra parte, el tribunal de apelaciones señaló que el sobreseimiento por la prescripción del delito no anula la responsabilidad civil de los señalados, por lo que "se deberá continuar con la persecución" de la misma.

Los otros dos implicados son Antonio Balzaretti y Juan Tennat Wright Castro, cuyo papel en esta trama de corrupción no ha sido explicado por las autoridades.

La acusación del Ministerio Público también incluía al expresidente Francisco Flores y al banquero Mauricio Samayoa, ambos fallecidos y para quienes la FGR solicitó el sobreseimiento de la causa.

Un representante de la Fiscalía explicó a Efe en marzo pasado que estos 10 millones son parte de los 15 millones que supuestamente Flores desvío de un donativo de Taiwán.

Flores fue enviado a juicio por la supuesta malversación de los fondos donados por el país asiático en 2015, pero falleció en 2016 antes de que se instalara el proceso.

Según la Fiscalía, el exmandatario Flores se apropió de 5 millones de dólares y los otros 10 los desvió a cuentas de su partido, que también llevó al poder a Saca, la Alianza Republicana Nacionalista (Arena).

Esta versión fue respaldada en 2016, durante las exequias de Flores, por el expresidente de Arena Jorge Velado, mientras que la exvicepresidenta Ana Vilma de Escobar (2004-2009) señaló a periodistas que el dinero fue utilizado para la campaña electoral de Saca.

Los jueces de la Cámara Segunda de lo Penal señalaron en el documento que dicho partido "se encuentra directamente vinculado", dado que "se le relaciona como la entidad beneficiada con los fondos".

Los juzgadores ordenaron que un representante de dicha formación se presente en una audiencia de responsabilidad civil que realizará en fecha no revelada el Juzgado Segundo de Instrucción de San Salvador.

Saca, el primer expresidente de la democracia salvadoreña en ser condenado por corrupción, purga una pena de 10 años de prisión que recibió en septiembre de 2018 por desviar y lavar más de 300 millones de dólares del presupuesto estatal durante su gestión.

Los casos de corrupción que implican a expresidentes, incluido Mauricio Funes (2009-2014), asilado en Nicaragua, suman más de 666 millones de dólares cuestionados.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes