El secretario general de la ONU viaja a Libia para apoyar proceso político

El secretario general de la ONU, António Guterres, se ha desplazado este miércoles de Egipto a Libia para apoyar el "proceso político hacia la paz, la estabilidad, la democracia y la prosperidad" de ese país, que visita por primera vez desde que ocupó el cargo, y reunirse con actores políticos clave.

El portavoz de Guterres, Stéphane Dujarric, indicó en rueda de presa que el jefe de Naciones Unidas ha aterrizado en Trípoli para supervisar la "fase crítica" del proceso y aunque por seguridad no dio detalles sobre su hoja de ruta, si desgranó que se "reunirá con todos los actores políticos clave".

"Acabo de llegar a Libia, totalmente comprometido a apoyar un proceso político liderado por los libios que lleve a la paz, la estabilidad, la democracia y la prosperidad para el pueblo libio", escribió Guterres en su cuenta de Twitter.

Antes de partir desde El Cairo, aclaró a reporteros el objetivo de la ONU: "Antes que nada, para evitar mayor confrontación y crear unas condiciones que estabilicen la situación en Libia, es esencial unificar las instituciones - el Parlamento nacional, el Consejo presidencial, el Gobierno y el Consejo Nacional de Seguridad libios".

"Esperamos que las conversaciones entre (el primer ministro del Gobierno sostenido por la ONU, Fayez al) Serraj y (el mariscal Jalifa) Hafter en Abu Dabi, y su entendimiento, sean un paso importante para garantizarlo, y que se pueda consolidar con una conferencia nacional que se producirá después", explicó Guterres.

Así, indicó el alto funcionario internacional, se sentarían las bases para una "evolución normal" que convierta a Libia en un socio comunitario con instituciones funcionales, una renacida economía y una cooperación internacional "que beneficie a toda la región".

Libia es un Estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la OTAN contribuyera militarmente a la victoria de los distintos grupos rebeldes sobre la larga tiranía de Muamar el Gadafi.

En la actualidad tiene dos gobiernos, uno sostenido por la ONU en Trípoli que apenas tiene autoridad territoria,l y otro establecido en la ciudad oriental de Tobruk bajo la tutela del mariscal Hafter, hombre fuerte del país.

Una conferencia nacional es el primer paso del plan de paz que el enviado especial de la ONU para Libia, Ghasam Saleme, propuso en septiembre de 2017 y al que se opuso en un principio Hafter, que se ha mostrado a favor de las elecciones, pero no de esta reunión.

La semana pasada, el país norteafricano tuvo sus primeras elecciones locales tras cinco años de guerra, la primera fase del plan diseñado por la ONU para celebrar elecciones generales antes de fin de año. 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes