La temporada de huracanes ha sido benévola, hasta ahora

MIAMI ( AP). Quizás el sólo señalar esto podría ser como desafiar a los dioses del clima, pero esta temporada de huracanes ha sido hasta ahora un fiasco.

Sólo se han formado dos huracanes sobre el Océano Atlántico en los últimos tres meses, y ninguno golpeó Estados Unidos; un momento de calma algo inusual.

" Estoy contenta de no haber tenido que salir para conseguir algo, todavía", comentó Lissette Galiana en referencia a la preparación para recibir un huracán, mientras realizaba compras el viernes en un supermercado Wal-Mart en los suburbios de Miami, en una época que usualmente marca el clímax de la temporada de huracanes en el Atlántico. " Siempre existe un riesgo", agregó.

Los meteorólogos atribuyen la calma a un débil sistema de El Niño, el calentamiento periódico del centro del Océano Pacífico. Está produciendo fuertes vientos en nivel superior desde el oeste que están cortando las cúspides de nubes de tormenta que pueden convertirse en huracanes.

Claro está que aún le quedan a la temporada casi dos meses y medio. Los meteorólogos y planificadores de servicios de emergencia están advirtiendo a la gente que no baje la guardia, señalando que huracanes poderosos han golpeado en el otoño, incluido Wilma, que causó un daño inusualmente extenso a través de Florida en octubre del 2005.

" La temporada es menos activa, pero aún existe posibilidad de que golpee un huracán", dijo Gerry Bell, meteorólogo del Centro de Predicción de Clima de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA por sus iniciales en inglés), en Washington.

El pronóstico de la NOAA justo antes del inicio de la temporada de huracanes del Atlántico el 1 de junio previó entre nueve y 14 tormentas tropicales con nombre. De esas, entre cuatro y siete se convertirían en huracanes.

Hasta el 15 de agosto se formó la primera tormenta tropical: Ana. Se han desarrollado cinco más desde entonces, incluida Claudette, que golpeó el brazo de Florida. Dos de esas tormentas tropicales se fortalecieron convirtiéndose en los huracanes Bill y Fred.

Bill nunca llegó a tierra en Estados Unidos, pero ocasionó oleadas a las que se atribuyeron al menos dos muertes: una en Maine y la otra en Florida. Fred, entretanto, se debilitó el viernes a tormenta tropical cuando aún estaba lejos sobre el Atlántico.

Hasta mediados de septiembre del año pasado se habían registrado nueve tormentas tropicales, cinco de ellas huracanes, incluido Ike, que arremetió contra Galveston Island, Texas, el 13 de septiembre; Gustav, que golpeó Luisiana el 1 de septiembre; y Dolly, que azotó el sur de Texas a finales de julio.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes