Las vacunas irrumpen en la campaña electoral de Italia

Las diez vacunas que son obligatorias en Italia para acceder a la escuela se han convertido en tema de debate de la campaña electoral tras la promesa de la Liga del Norte (LN, extrema derecha) y el Movimiento de 5 estrellas (M5S, antisistema) de derogar la ley que entró en vigor el año pasado.

Las vacunas contra la difteria, el tétanos, la poliomielitis, el sarampión, la varicela y las paperas son obligatorias para inscribir a un menor de 6 años al jardín infantil.

De 6 a 16 años, los padres de niños no vacunados tienen que pagar multas de entre 100 y 500 euros.

Matteo Salvini, líder de la Liga Norte, critica desde hace meses la medida y si bien vacunó a sus hijos, considera que se trata de un derecho individual y que la decisión debe ser libre.

Su principal aliado, Forza Italia (derecha), el partido de Silvio Berlusconi, se opone a esa promesa y recuerda que su partido apoyó la ley adoptada por el parlamento el año pasado.

Por otro lado, el líder de M5E, Luigi Di Maio, también está en contra de esa ley y propone limitar la obligación a cuatro vacunas y sólo recomendar las otras seis.

Di Maio está a favor además de que sea obligatoria la vacuna si el porcentaje de vacunados no alcanza el umbral del 95% que fijó la Organización Mundial de la Salud (OMS) para lograr la inmunidad de la población.

Italia no alcanza ese porcentaje para las principales vacunas. Para el sarampión, la cifra cayó antes de la introducción de ley al 87%, y cerca de 5.000 casos se registraron el año pasado, incluidos cuatro muertes.

El líder de centro-izquierda Matteo Renzi, del Partido Demócrata (PD, en el poder), advirtió que se trata de un tema serio.

"Con las vacunas no se bromea. Se trata de la salud de nuestros hijos. Estamos con la ciencia, la investigación y la medicina, y no volveremos atrás", clamó, al defender la ley.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes