El volcán islandés ahora expulsa lava y menos cenizas

REIKIAVIK ( AFP). La erupción del volcán Eyjafjöll continúa, pero la ceniza emitida desde hace una semana y que paraliza el tráfico aéreo europeo ha disminuido claramente, afirman este martes los científicos islandeses, justo cuando en el continente se teme la llegada de una nueva nube.

El volcán ha empezado a escupir lava, lo que implica que el glaciar que lo cubre suelta menos agua en el magma. La consecuencia es que se produce menos ceniza.

" Hay menos ceniza. Para Europa, la situación mejora, pero la erupción continúa", afirma un meteorólogo de la Oficina Meteorológica Islandesa, Gudrun Nina Petersen.

Según el vulcanólogo francés Patrick Allard, la altura de la columna de ceniza se ha dividido por dos en las últimas 48 horas, porque " hay menos interacción entre el magma y el glaciar, que se ha ido fundiendo poco a poco y se ha evaporado. Esto contribuye a disminuir la intensidad de la actividad explosiva".

Petersen advierte que las informaciones aparecidas en Europa sobre la llegada de una nueva nube de ceniza están sesgadas por una mala interpretación.

La autoridad británica de control del tráfico aéreo (NATS) anunció el lunes por la noche que la erupción del volcán islandés se había intensificado, enviando una nueva nube de ceniza a Gran Bretaña.

Pero según Petersen, " si se detectaron cenizas encima de Inglaterra, son cenizas que fueron expulsadas 24 horas antes" de que el volcán empezara a soltar lava.

En cuanto a la supuesta intensificación de la erupción, una geofísica de la Universidad de Islandia, Sigrun Hreinsdottir, la desmiente firmemente.

" Seguimos constatando una contracción del volcán, lo que es una buena señal", afirmó a la AFP.

Los científicos advierten que el volcán, que entró en erupción el 14 de abril, sigue produciendo ceniza y que la cantidad de ésta que entra en el espacio aéreo europeo depende de la fuerza y la dirección de los vientos. Precisamente en latitudes altas los vientos que soplan sobre Islandia son más fuertes y corren en dirección de Europa.

Así pues, otro de los factores clave para el tráfico aéreo europeo será la altura de la columna de ceniza que sale del Eyjafjöll.

Actualmente, la columna no supera los 4,000 metros, según los científicos, es decir por debajo de los vientos más altos y más fuertes.

" Del cráter sigue saliendo una columna, pero es más pequeña y más clara, lo que significa que ya no queda mucha ceniza dentro", asegura la policía islandesa, que informa de una " actividad volcánica considerable" en el Eyjafjöll, manifiesta en los tres cráteres actualmente en actividad.

Pero pese a estas observaciones tranquilizantes, los científicos destacan que el volcán no se está durmiendo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes