Arzobispo condena trabajo infantil y pide acabar con esta lacra

Panamá (EFE).- El arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa, condenó hoy que 60.702 niños panameños estén trabajando y no en el seno de su hogar y educándose y reclamó a toda la sociedad "hacer algo" para acabar con esta lacra.

Ulloa, en su homilía durante la celebración de la "Cita Eucarística" en el Estadio Nacional Rommel Fernández, reflexionó sobre: "la responsabilidad que tenemos todos", en la persistencia del trabajo infantil. "No se cómo nos podemos ir a dormir tranquilos" sabiendo que este problema existe, cuestionó.

La "Cita Eucarística" se celebra desde hace 41 años en el domingo de la fiesta religiosa del Cuerpo de Cristo, ocasión en que la feligresía espera el mensaje de la Conferencia Episcopal Panameña, al que hizo referencia el arzobispo, particularmente al referirse a la celebración del Día Mundial contra el Trabajo Infantil.

El prelado advirtió ante miles de feligreses sobre los peligros a los que están expuestos los niños que se ven obligados a trabajar e instó a toda la sociedad a actuar para acabar con esta situación.

En un anuncio de prensa, la organización no gubernamental Casa Esperanza pidió: el fin de las "situaciones que atentan contra los derechos de nuestros niños, niñas y adolescentes (...) ellos tienen derecho de disfrutar su infancia y educarse, démosle una oportunidad".

Casa Esperanza encabezó hoy una caminata familiar de decenas de personas por la Cinta Costera, a orillas de la bahía de Panamá, para resaltar la importancia de acabar con el trabajo infantil.

En Panamá, según la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senadis, oficial), la última encuesta sobre trabajo infantil, de 2010, arrojó que los niños que trabajan son 60.702, con una disminución de 29.065 respecto a la anterior consulta, de 2008 (89.767 niños trabajadores).

Los niños trabajadores están comprendidos entre los 5 y 17 años de edad, de los cuales 45.415 son varones, según la coordinadora del Programa de Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil, Istmenia Pérez, citada por el diario local La Prensa.

La encuesta ubicó a 22.593 menores trabajadores en áreas rurales, otros 22.226 en áreas indígenas y 15.883 en las ciudades.

En Panamá existen políticas públicas para retirar a los niños trabajadores y en la calle, entre ellas está el programa oficial que da becas a los estudiantes de escuelas públicas y subsidios a las familias más pobres a condición de que los infantes asistan a la escuela, por un centenar de millones de dólares anuales.

La ministra panameña de Trabajo, Alma Cortés, también emitió una declaración oficial en la que clama que "aún hay mucho por hacer y reforzar" para lograr que Panamá sea "un país libre de trabajo infantil", tras lamentar que "no causa asombro" a los panameños ver a un niño limpiando vidrios de carros en los semáforos o una niña vendiendo golosinas en los autobuses.

Casa Esperanza, según sus cifras, ha logrado retirar en 2010 a 3.500 niños y adolescentes en la ciudad de Panamá mediante programas de rescate infantil y apoyo a la familia.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Reportero Ciudadano: Envía las fotos y videos AQUÍ

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes