Banca panameña terminó 2016 más potente pese a escándalos, afirma regulador

El Centro Bancario Internacional (CBI) de Panamá cerró 2016 con más de 120.000 millones de dólares en activos, 3,3 % más que el año anterior, con reglas de prevención más poderosas, y sorteó las consecuencias de los escándalos de corrupción que afectan al país, afirmaron este miércoles fuentes oficiales.

El superintendente de bancos de Panamá, Ricardo Fernández, explicó en la presentación de resultados anuales del CBI que el año pasado los indicadores de solvencia, liquidez, la cobertura de cartera vencida, la adecuación de capital y cobertura de riesgos se mantuvieron "por encima" de lo requerido por ley y conforme a Basilea III.

La adecuación de capital es de 15,1 %, la liquidez legal llegó a 63,4 %, cuatro puntos porcentuales más que en 2015; los prestamos vencidos no superaron 1,2 % del total y las provisiones por riesgo alcanzaron 83,5 % de la cartera vencida, detalló.

Fernández sostuvo que en 2016 el crédito local creció 8 % y la utilidad neta fue de 1.528 millones de dólares, inferior a 1.712 millones del año 2015 porque se destinó fondos para provisiones de riesgos, lo cual "fortalece la confianza" en el negocio.

La banca cuenta ahora con una provisión dinámica para cubrir "riesgos no previstos", y este año se aplicarán nuevas regulaciones al riesgo de capital, del mercado y operacional, conforme las orientaciones globales correspondientes del Comité de Basilea, explicó.

Con la aplicación del Coeficiente de Cobertura de Liquidez (LCR, en inglés), sobre lo que se están haciendo pruebas, se producirá "cambios sustanciales en la gestión de tesorería bancaria", anticipó Fernández, quien destacó el apoyo de los 98 bancos de la plaza en la gestión para elevar la supervisión "y proteger a los clientes".

Fernández recordó que en 2016, por primera vez en su historia, Panamá publicó la lista de bancos sancionados por violar las reglamentaciones del país e insistió en que esa práctica continuará para generar "más transparencia y más confianza".

"Hay 18 procesos sancionatorios en curso" que también serán publicados cuando se apliquen los correctivos, anunció.

También refirió que el año pasado se dieron 459 relaciones de corresponsalía con bancos del exterior, de las que unas 35 fueron nuevas entidades, lo que muestra que la salida en 2014 de la lista de no cooperadores del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) permitió revertir esta situación.

"Ahora hay que demostrar la clara aplicación de las regulaciones, nos preparamos para la próxima revisión mutua del GAFILAT (brazo latinoamericano del GAFI) en mayo, para verificar los avances de Panamá", enfatizó.

No obstante, el superintendente advirtió que este año el entorno internacional es "menos favorable" para el negocio por la ola de proteccionismo que se perfila, a lo que se suma el fortalecimiento del dólar y los riesgos reputacionales que van a seguir afectando al país por los casos de corrupción de la constructora Odebrecht, los llamados Papeles de Panamá y del conglomerado empresarial Waked.

"No hay una coyuntura sencilla, por eso se requiere una supervisión más robusta y se requiere de un cambio cultural para corregir las debilidades y una mejor gestión del riesgo", acotó.

Fernández sostuvo que Panamá "debe seguir divulgando" lo que está haciendo efectivamente para acabar con la corrupción, y "los logros", porque las consecuencias de los escándalos "van a seguir gravitando sobre el país". 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes


Tu emisora... Parte de tu vida