Buque francés comparte experiencias en lucha antidroga

PANAMA, (AFP) - Un buque de guerra francés cruzó el océano Pacífico desde la Polinesia para compartir en puertos latinoamericanos sus experiencias en la lucha en altamar contra el narcotráfico y otros "tráficos ilegales" que socavan las democracias y las economías.La fragata "Prairial" llegó desde Nicaragua a la antigua base estadounidense de Rodman, en la entrada pacífica del Canal de Panamá, y el miércoles continuará su gira latinoamericana por Ecuador, Perú y Chile.Con 93 tripulantes, entre los que hay 11 mujeres, la fragata tiene su base en Tahiti, Polinesia Francesa, y está asignada a patrullar aguas internacionales del Pacífico en prevención del tráfico de drogas y otras actividades ilegales.Su visita a América Latina está dirigida a estrechar la cooperación e intercambio de información en la lucha contra el narcotráfico, dijo a la AFP el comandante de la fragata, capitán de navío Luc Pagés."La misión principal de este viaje es participar con otros países de la región latinoamericana en la lucha contra los tráficos ilegales y para ellos es muy importante la cooperación y el intercambio de información para hacer esa lucha más eficaz", añadió Pagés."Panamá tiene un papel estratégico mundial con el Canal. Sirve de articulación para las Américas y evidentemente es un punto de pasaje de las mercancías globalizadas, pero también de los tráficos (de mercancías ilegales) del mundo", dijo por su parte el embajador francés, Pierre Henri Guignard."Los nuevos problemas de la sociedad global son todos los tráficos ilegales", expresó a la AFP el teniente coronel francés Frédéric Roirand."Hay que controlar estos fenómenos de forma muy estricta porque perturban el funcionamiento de las democracias y la normal actividad económica", agregó Roirand, de la misión militar francesa para América Central.El comandante de la fragata admitió que no es siempre fácil mantener todo el tiempo a la tripulación con la moral alta para cumplir su misión, pues a veces algunos marinos sufren por los largos períodos de tiempo que pasan en altamar alejados de sus familias."Normalmente hay picos de tensión durante la travesía que el comandante sabe arreglar", dijo Pagés.Un deber del comandante es "mantener un equilibrio entre ocupar a la gente con ejercicios y entrenamiento y dejarles tiempo libre para que se ocupen de ellos mismos y puedan leer o ver televisión", agregó.La visita del buque no sólo atrajo a funcionarios panameños, sino también a decenas de jóvenes latinoamericanos de ascendencia francesa que acudieron a visitarlo al puerto para explorar opciones de ir a estudiar o trabajar en Francia."Es muy emocionante y bonito estar con las personas que son de mi otra nacionalidad", dijo orgullosa la costarricense Vivian Muñoz, de 16 años, residente en Panamá y quien tiene nacionalidad francesa por un abuelo."La verdad que yo me siento francés aunque soy venezolano", dijo a la AFP Alexander Martín.En la costa chilena, la fragata francesa participará en un ejercicio naval junto a las Marinas de Guerra de Brasil, Estados Unidos, Gran Bretaña y Chile, antes de retornar a la Polinesia.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Reportero Ciudadano: Envía las fotos y videos AQUÍ

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes