Canciller atribuye conflicto a nuevas demandas de indígenas

El Canciller panameño, Roberto Henríquez, expresó su preocupación por las implicaciones internacionales que representa para Panamá el movimiento del pueblo Ngabe Buglé, que desde hace cinco días mantiene la vía Interamericana cerrada totalmente en rechazo a los proyectos mineros e hidroeléctricos, dejando incomunicado al país y a varios extranjeros varados.

Según Henríquez, se tienen pruebas de una situación de rehenes, de un bus con más de 30 excursionistas costarricenses y de otras nacionalidades.

Afirmó que todo el conflicto se debe a nuevas exigencias por parte los Ngabe Buglé. " Lo que sucede es que se han agregado más demandas indígenas a lo que se aprobó en el 2011", expresó haciendo referencia al acuerdo firmado en San Félix, sobre prohibición de desarrollo de minería en territorio comarcal, y la nueva propuesta de que también se prohíba el desarrollo de proyectos hidroeléctricos.

Henríquez hizo una nueva invitación a los líderes indígenas, que se mantienen en pie de guerra en la provincia de Chiriquí, para que vengan a la Capital a dialogar con el mandatario Ricardo Martinelli, en el Palacio de las Garzas, poniendo a disposición transporte aéreo para su traslado.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Reportero Ciudadano: Envía las fotos y videos AQUÍ

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes