Carrillo revisará carpetas de caso pinchazos, audiencia se retomará el 23 de agosto

Cerca de las 3:30 p.m. de este lunes, el magistrado de Garantías, Jerónimo Mejía ordenó la suspensión de la audiencia del caso pinchazos del expresidente Ricardo Martinelli hasta el 23 de agosto; no sin antes establecer que el abogado Carlos Carrillo es el único miembro del equipo legal del exmandatario que tendrá acceso a los 7 cuadernillos que tienen la información sensitiva del caso pinchazos.

Mejía dictó este periodo hasta que el magistrado Fiscal, Harry Díaz retorne de sus 17 días de vacaciones y según el magistrado de Garantías este no es un "receso", sino una fase para practicar pruebas, porque la defensa del expresidente tendrá la oportunidad de revisar los tomos indicados que guardan relación con las transcripciones de la información supuestamente sustraída a las víctimas y que han sido custodiadas por la Fiscalía desde el año 2015.

"El único que va a ver y el único que está autorizado para ver es usted, por lo cual no debería tampoco compartirlo con sus miembros de la defensa, ni siquiera con el acusado. Una vez admitido si llegase a ser el caso, ya veríamos la forma en que se pudiera tener acceso a ese tipo de documentación", expresó el Juez Mejía  a Carrillo, a quien le advirtió que no quiere ver comentarios de Martinelli, relacionados con la información de los tomos a los que se abre el acceso.

La audiencia de acusación en el caso conocido como pinchazos contra el expresidente Ricardo Martinelli entró este lunes en su tercer día de la fase de admisión o rechazo de los elementos de convicción, presentados por el magistrado fiscal Harry Díaz en el escrito de acusación.

En los primeros días los abogados de la defensa objetaron las pruebas testimoniales y documentales que a su juicio eran extemporáneas, de igual forma la fiscalía, a cargo de la fiscal adjunta Rosario Ortega refutó todas las objeciones presentadas a las pruebas incluidas en el documento de más de 50 páginas. 

Admisión

Durante la sesión del día de hoy, el magistrado Jerónimo Mejía decidió admitir todos los elementos materiales presentados, para poder garantizar a los intervinientes en el proceso certeza y seguiridad jurídica y que puedan definir sus estrategias, y dijo que la defensa podrá realizar las valoraciones que desee de las transcripciones digitales durante la fase del juicio oral, en el caso de que el proceso llegue a esa etapa.

Además decidió que la defensa tiene derecho a observar y cuestionar los elementos de convicción presentados en contra de su defendido, una vez que la fiscalía escoja cuáles son los elementos de convicción que va a utilizar para sustentar o corroborar los hechos icluidos en el escrito de acusación y están destinados a corroborar la pretensión punitiva. Aclaró que la defensa tendrá acceso a todos los elementos y no solo los presentados por el magistrado fiscal.

Explicó que según el Código Procesal Penal, a diferencia de las partes involucradas que tienen la facultad de practicar por su cuenta todas las pruebas que estimen convenientes para la acreditación de sus respectivas pretensiones o intereses, sin necesidad de revelar a la contraparte el porqué lo está aduciendo, la fiscalía tiene que recoger información objetiva tanto de lo favorable como lo desfavorable y permitir que los acusados tengan acceso a la carpetilla.

Mejía reiteró a la defensa, la solicitud de que todas las objeciones ilícitas sean presentadas juntas y de forma funcional para evitar un retraso en el proceso, toda vez que las decisiones de este tipo son apelables ante el Pleno de la Corte Suprema de Justicia.

Luego de esto y tras un corto receso se procedió por parte de la defensa a refutar los elementos de convicción presentados en el escrito de acusación del querellante autónomo.

Las diferencias entre las parte se volvió a centrar en la figura del testigo protegido, que a juicio de la defensa es "ilícita" debido a que se busca extender una protección que ordenó la Fiscalía Auxiliar a un testigo que no aparece, sin embargo Díaz y Ortega reiteraron su posición de no revelar quién es, y aseguran que los abogados del acusado no han demostrado por qué la prueba es ilícita.

El magistrado fiscal Harry Díaz indicó que su negación de revelar al testigo protegido se debe a que a su parecer el comportamiento de Martinelli es propenso a la amenaza y teme que haya otro Vernon Ramos, testigo en el escándalo del desfalco de la casa de valores Financial Pacific, que se encuentra desaparecido.

A partir de este lunes y por un plazo de dos semanas, Carrillo tendrá acceso restringido a las siete carpetillas documentales con información sobre los pinchados, cuyo contenido no ha sido revelado hasta el momento, con el objetivo que puedan ejercer su derecho a defensa y que puedan decir con propiedad por qué se deben admitir o no cada una de las pruebas.

En sesiones previas se hicieron las correcciones al escrito de acusación, tanto del magistrado fiscal, como la del querellante autónomo, y además cuatro de los querellantes solicitaron resarcimiento económico por 55 millones de dólares.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes


Tu emisora... Parte de tu vida