Changuinola recupera normalidad, pero Panamá sin tregua

Changuinola, Bocas del Toro (EFE). La población de Changuinola, en el occidente de Panamá, comenzó a recobrar la normalidad tras diez días de violencia y protestas, mientras organizaciones sindicales ratificaron la convocatoria de una huelga general para el martes en demanda de la derogación de una polémica ley.

Trabajadores del ayuntamiento de Changuinola y operarios del Ministerio de Obras Públicas retiraron obstáculos de calles y carreteras después de que en la noche del domingo sindicalistas del sector bananero y el Gobierno alcanzaran un acuerdo para poner punto final a una protesta en contra de la Ley 30.

Esa norma, aprobada a mediados de junio, fue tramitada como una reforma en materia de aviación comercial, pero supone modificaciones en tres códigos (Penal, Judicial y Laboral) y seis leyes, incluida la orgánica de Policía.

El acuerdo supuso el compromiso por parte del Gobierno de suspender "transitoriamente" los efectos en materia laboral de esa ley, que, entre otras cosas, permite suspender los contratos de los huelguistas, sustituirlos por otros trabajadores, y garantiza la "operatividad" de la empresa en caso de conflicto laboral.

Mientras el conflicto se atenua en la provincia de Bocas del Toro, tras dejar, de acuerdo a datos oficiales, dos muertos y más de un centenar de heridos, en la capital panameña sindicatos y organizaciones sociales y civiles mantienen su convocatoria a una huelga general en demanda de la derogación de la Ley 30.

Un grupo de unos pocos centenares de manifestantes de diversos gremios y sindicatos realizó en horas de la tarde una concentración en la capital panameña en protesta contra la polémica norma, apodada popularmente como "Ley chorizo".

Los manifestantes acusaron al Gobierno de tener las manos "manchadas" de sangre por los muertos y heridos en las protestas de Changuinola.

Por su parte, el presidente Ricardo Martinelli aseguró que está abierto al diálogo con los sectores sociales y afirmó que la huelga general convocada para por estos colectivos es "innecesaria".

"La huelga es innecesaria y afecta a la economía del país. Antepongamos el bienestar de todos los panameños y juntos busquemos una solución a los problemas que nos aquejan", señaló el mandatario en un comunicado.

El secretario general de la Confederación Nacional de Unidad Sindical (Conusi), Gabriel Castillo, indicó a Efe que se mantiene la convocatoria de paro y denunció que las autoridades tienen órdenes de detención desde el domingo contra varios líderes sindicales.

El fiscal auxiliar del Ministerio Público (MP), Ángel Calderón, confirmó a periodistas la expedición de "órdenes de conducción" -de presentarse a declarar ante las autoridades- contra 17 dirigentes sociales.

El pasado sábado, la Policía detuvo a más de un centenar de representantes de agrupaciones sociales y sindicales en una redada tras participar en una reunión en un hotel de la capital en la que acordaron la huelga.

"No nos van a intimidar, la huelga va y vamos a paralizar a este país", indicó en un acto de protesta el secretario general de la Asociación de Profesores de Panamá, Andrés Rodríguez.

"De los muertos, los apresamientos y los heridos de Bocas del Toro los culpables son ustedes (el Gobierno), tienen las manos manchadas de sangre (...), y no se las podrán lavar nunca", afirmó Rodríguez.

Por su parte, Mitchell Doens, líder del Partido Revolucionario Democrático (PRD), el principal de la oposición, afirmó que el conflicto en la ciudad occidental dejó en realidad seis muertos y más de mil heridos.

Además, el dirigente opositor denunció una campaña para desacreditar a su formación y a representantes sindicales.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Reportero Ciudadano: Envía las fotos y videos AQUÍ

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes