Coiba, joya del Pacífico panameño, requiere plan de manejo

Panamá (EFE). El Parque Nacional Coiba, un conjunto de islas de origen volcánico ubicadas en el Pacífico panameño que constituye una joya natural, requiere la implementación urgente de un plan de manejo que impida la degradación de su particular biodiversidad, advirtieron investigadores locales.

El Parque Nacional, al sur de la provincia de Veraguas, ocupa un total de 270,125 hectáreas de extensión, 216,000 de ellas correspondientes a áreas marinas, y por su riqueza fue declarado como tal en 1991 y Patrimonio de la Humanidad por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en 2005.

El territorio protegido está conformado por la isla de Coiba, la más grande del Pacífico centroamericano, ocho islas menores y 30 islotes, que lo convierten en uno de los parques marinos más extensos y diversos del mundo.

Coiba, con 49.300 hectáreas, se caracteriza por sus ecosistemas de playas, manglares, arrecifes de coral y fauna y flora endémica prácticamente inalteradas, debido a que durante casi 100 años, hasta 2004, fue utilizada como una colonia penal por el Estado panameño.

La "mayor amenaza" que pende sobre el Parque Nacional de Coiba "es la falta de voluntad en la aplicación de un Plan de Manejo" que ya fue aprobado oficialmente en 2009, pero que hasta ahora no se ha implementado, advirtió el biólogo investigador y profesor de la Universidad de Panamá, Ángel Javier Vega.

"El Plan de Manejo fue aprobado en febrero de 2009 y ya está publicado en gaceta oficial, pero a pesar de eso no se está implementando", una tarea que debe llevar a cabo la estatal Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), dijo Vega en declaraciones a Efe.

Ese documento, elaborado tras al menos un año de trabajo de campo para recoger datos sobre la vida natural del parque, pretende reglamentar con claridad las actividades que ya se dan, como la pesca artesanal, de subsistencia y la muy limitada actividad turística, así como la planificación del desarrollo de la zona costera.

Durante un recorrido por la isla de Coiba, Vega señaló que existen "indicativos" del inicio de un "deterioro" en varios aspectos de la vida natural del parque, el más evidente el del manejo de la pesca, que de no ser atajado a tiempo avizora "un futuro no muy bueno" para el lugar.

En los últimos años, explicó el experto, los peces "pargo seda" que se pescan son individuos cada vez más jóvenes, lo que afecta al ciclo reproductivo de la especie, muy solicitada en las cocinas del mundo.

Vega destacó que también hay que proteger los arrecifes y manglares únicos de la zona, ya que además de ser espectáculos de belleza natural son fuente de invertebrados para otras áreas que se encuentran más expuestas a la invasión del hombre.

Coiba forma parte de llamado Corredor Marino de Conservación del Pacífico Este Tropical (CMAR), que se extiende por unos 211 millones de hectáreas y enlaza cinco parques nacionales de Costa Rica, Panamá, Colombia y Ecuador, incluida las Galápagos.

La "conectividad" del Corredor "se ha demostrado", dado que especies de "tiburones, ballenas y tortugas", entre otros "animales emblemáticos", así como de invertebrados, han sido hallados en los parques nacionales que lo conforman.

En los arrecifes de Coiba, por ejemplo, se encuentran larvas invertebradas que son arrastradas por las corrientes a través del Corredor y depositadas en otros lugares, donde quizá no se reproducirían debido a las características propias de la zona.

"Por ello, la idea es cuidarlo, protegerlo (los arrecifes y manglares) porque son reservorios para que se reproduzcan especies importantes y puedan moverse a otros lugares", explicó Vega.

En las playas de la isla de Coiba, además de tener los arrecifes coralinos mejor conservados del Pacífico panameño y un elevado valor paisajístico, llegan a desovar al menos tres especies de tortugas marinas, de acuerdo a los datos oficiales.

El biólogo e investigador panameño del Instituto Smithsonian Juan Mató declaró a Efe que la aplicación del Plan de Manejo ya aprobado permitirá "ordenar" la extracción de recursos naturales del Parque Nacional de Coiba y "valorarlos".

Existen en el parque plantas marinas y terrestres que pueden tener una valiosa aplicación en la medicina, mientras que se calcula que la pesca artesanal produce cada año 1,5 millones de dólares, explicó Mató.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Reportero Ciudadano: Envía las fotos y videos AQUÍ

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes