Colombiano David Murcia agita política en Panamá

PANAMA (AP). La campaña electoral panameña para los comicios generales del 3 de mayo ha estado agitada por un colombiano: David Murcia Guzmán.

Murcia está en prisión y procesado en Colombia por captar ilegalmente multimillonarios depósitos del público a través de una empresa "pirámide". Fue capturado el 19 de noviembre en Panamá y deportado inmediatamente a su país.

Las autoridades electorales panameñas el jueves despojaron de fuero a cuatro políticos, incluyendo los dos principales candidatos a la presidencia, a fin de que puedan ser investigados por denuncias de que recibieron dinero o tuvieron algún nexo con el colombiano.

No se sabe aún qué rumbo y destino tendrán las pesquisas, pero el analista Raúl Leis dijo a la AP que la entrada en escena de Murcia a la campaña electoral representa un "factor desequilibrante".

"No sé si Murcia tenga o no la razón (en sus declaraciones sobre aportes a la campaña de Herrera y Velásquez)", señaló Leis, un sociólogo y escritor. "Lo que esto está denotando es la baja credibilidad de los políticos en Panamá", ante la población.

Murcia provocó la tormenta la semana pasada al asegurar desde una cárcel en Bogotá a varios medios que destinó como "inversión" seis millones de dólares en efectivo para financiar las campañas de Balbina Herrera y Roberto Velásquez hijo, candidatos a la presidencia y a la alcaldía capitalina por el oficialista Partido Revolucionario Democrático (PRD), respectivamente.

Simultáneamente, Herrera denunció a su rival Ricardo Martinelli, abanderado de una alianza opositora y favorito en las encuestas de preferencias, de realizar tratos comerciales supuestamente irregulares con Murcia, y tildó a su adversario de "narcocandidato".

La fiscalía general informó que le dará trámite a esas denuncias.

Leis estimó también que este es un asunto de cuidado y no descarta que Murcia esté supuestamente detrás de algún propósito con sus impactantes declaraciones.

Los candidatos panameños dijeron que no les preocupa cualquier investigación y siguieron sus respectivas campañas el viernes.

Martinelli, que encabeza una coalición opositora y es el favorito en los sondeos con ventaja promedio de 14 puntos sobre Herrera, argumenta que su rival lo quiere enlodar con Murcia al verse afectada por las declaraciones del colombiano.

Herrera, por su lado, niega que haya recibido algún centavo del extranjero y dijo que le deja a sus abogados y asesores su defensa, para concentrarse en la campaña.

Murcia, que extendió las actividades de su empresa DMG a Panamá y otros países, no solo agitó las aguas políticas.

El miércoles, el gobierno del presidente Martín Torrijos se vio en la incómoda posición de confirmar que tres miembros del Servicio de Protección Institucional (SPI) trabajaron en la seguridad de Murcia en sus tiempos libres. Torrijos lo había negado antes.

El SPI tiene como misión principal cuidar la vida del presidente de la república.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Reportero Ciudadano: Envía las fotos y videos AQUÍ

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes