Considera "bueno" el Índice de Desarrollo Humano de Panamá

Panamá (EFE). El Índice de Desarrollo Humano (IDH) de Panamá, que lo ubica en 2011 en el puesto número 58 entre 187 países, es "bueno", pero puede aumentar más rápido si mejora la distribución del ingreso por persona, consideró un consultor del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El catedrático brasileño de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y consultor del PNUD Flavio Comin, analizó con periodistas el informe anual del IDH y resaltó que en los otros dos parámetros usados para medirlo: educación y esperanza de vida, el país "está mejor", comparado con otros países, incluso más grandes.

El informe del PNUD se centró este año en "sostenibilidad y equidad" y Panamá ocupa el escalón 58 (59 en 2010), el noveno en América y el primer lugar en Centroamérica con una clasificación de "Desarrollo humano alto" con 0,768 puntos (0,765 en 2010).

Comin detalló que la inequidad en la distribución del ingreso aún lastra el avance de Panamá en calidad de vida de su población, porque cuando se mide la desigualdad económica el IDH pierde 15 posiciones (20 en 2010) y si se mide por la desigualdad de género, se hunde hasta el puesto 95.

No obstante, el hecho de que el país tenga una tasa de educación efectiva promedio de 9,4 años y una esperanza de 13,2 años de formación, y el aumento de la esperanza de vida a 76,1 años, benefician su ubicación en comparación con el resto del mundo.

Ello no implica, reconoció Comin, que "se tenga que buscar una mejor calidad de la educación, en eso hay consenso, el IDH solo mide matrícula y permanencia en el sistema como una herramienta básica que permite la comparación entre países".

De otro lado, el Producto Interior Bruto por persona en dólares de 2005 se ubicó en 11.857 dólares y el Ingreso Nacional Bruto por persona, tomando como base el mismo año, se fijó en 12.335 dólares.

Pero esas cifras macroeconómicas no muestran las profundas desigualdades, entre pobladores urbanos y rurales, hombres y mujeres, o entre mestizos y blancos con aborígenes o afrodescendientes.

Los retos pasan por adoptar decisiones que permitan un desarrollo sostenible a largo plazo, preservando el ecosistema y reduciendo la contaminación.

Comin insistió que, comparado con otros países, los indicadores de Panamá "muestran un progreso constante" y para mejorar la situación se requiere "sostener el esfuerzo" para "acortar la brecha", por ejemplo, llevando el "asistencialismo condicionado" si "el mercado no llega a la población".

"Es muy indigno que no tenga que comer la gente", reflexionó el profesor de Cambridge, aunque reconoció que los incentivos pueden tener "efectos malos" si las generaciones se acostumbran a la dependencia.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Reportero Ciudadano: Envía las fotos y videos AQUÍ

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes