Contrato “no era ventajoso” para el país, explica Embajador sobre Finmeccanica

El embajador de Panamá en Italia, Fernando Berguido, dio detalles del acuerdo alcanzado entre el Estado y la empresa Finmeccanica sobre los contratos para la compra de radares, explicando que se trataba de un contrato que carecía de un sustento técnico y un proceso que "no era ventajoso” para el país.

Como primera anomalía, el Embajador señaló que el Servicio Nacional Aeronaval, entidad a la que le correspondía en primera instancia el proyecto, no fue tomada en cuenta en materia técnica. Añadió que reportes de la propia entidad señalaron que los radares "no estaban siendo funcionales".

Indicó que hasta el momento no existe estudio que indique qué era lo que necesitaba Panamá y que sustentara la compra de los radares; así como no existe paternidad de quién redactó y negoció el contrato en el que solo reposa la firma del exministro de Seguridad Pública, José Raúl Mulino, la excontralora Gioconda de Bianchini y un directivo italiano.

Sumado a esto, surgían las denuncias de supuestas coimas, que según Berguido, Fiscales italianos llegaron a la conclusión de que existían coimas disfrazadas, esto tras escuchar una conversación de Valter Lavítola, (el negociador entre Italia y Panamá). De acuerdo al Embajador, no han encontrado indicios de que la coima se pagó, "No hay un sustento que yo en 18 meses haya encontrato. Yo llego a la Embajada de Italia y no hay un documento de Finmeccanica", puntualizó.

Explicó que Panamá pagó el 75% del costo del contrato, de 180 millones de euros unos 153.

Sobre la parte técnica indicó varias anomalías por ejemplo que los radares no identificaba lanchas pequeñas, las cuales son utilizadas por narcotraficantes, supuestamente uno de los principales objetivos de la compra. Sumado a que la infraestructura era fija y poco funcional para el país ya que para que operara como debía, habría que comprar más y llenar las costas, "Panamá hubiese tenido que contratar 900 unidades adicionales que habrían costado 10 millones de dólares anuales para un sistema permeable", indicó.

De acuerdo al diplomático panameño, no hay sustento que señale el porqué fueron 19 radares y no 25 o más, y tomando en cuenta que se trata de un sistema fijo, cuando en otros países se utilizan radares de técnica movible que no son detectables por los narcotraficantes, "el contrato fue firmado en tiempo record, 32 días, no tiene sustento".

Berguido fue enfático en que si Panamá continuaba con el contrato, y se iba a un proceso de arbitraje, no había documentación que sustentara los problemas técnicos de la compra y hubiesen surgido afectaciones para el país.

Por último, señaló que lo anunciado por Panamá, de cancelar contrato compete un acuerdo comercial, por lo que lo penal se mantiene, incluyendo un compromiso de las partes de colaborar con las autoridades.

El acuerdo firmado por Panamá, según el Embajador, indica que Selex deberá llevarse los radares que están en las cajas, unos 12 de 19.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes


Tu emisora... Parte de tu vida